Huelga de trenes en la estación de Finlandia

Cao de Benós: un comunista estrambótico

Pablo Stefanoni
lunes, 30 de septiembre de 2013 · 19:44
Alejandro Cao de Benós de Les y Pérez es un personaje particular: de origen aristocrático, y nacido en Tarragona en 1974, se ha transformado en el único funcionario occidental del régimen de Corea del Norte. Se presenta como Delegado Especial del Comité de Relaciones Culturales con el Extranjero del Gobierno coreano y tiene 6.607 seguidores en su cuenta de Facebook. Como nombre de guerra usa Cho Sun-il (Una Corea).
Tanto su estilo como su actitud son una curiosa combinación de "comunista” un tanto aparatoso, conservador moral y gerente de relaciones públicas de una empresa transnacional. Su discurso está destinado a justificar –a veces apelando a argumentos infantiles, otras a un culturalismo tipo siglo XIX- todo lo que hace el régimen de Pyongyang. Alguna vez llegó a alardear con haber hecho enviar a gente a campos de reeducación.
Según surge de sus propios dichos, es también un intermediario de empresas occidentales que quieren hacer negocios en Corea y suele presentarse como un traductor de la compleja cosmovisión coreana para un mundo occidental que, evidentemente, no es capaz de entender nada de lo que pasa allá sin su ayuda.
Todas sus fotos en Facebook conducen a mostrar gente feliz y sonriente y a exaltar hasta los cielos la figura de abuelo, padre y nieto (Kim Il-sung, Kim Jong-il y Kim Jong-un) que se transmitieron monárquicamente el poder. Es un Freud de historieta, justifica todo esto diciendo que los coreanos valoran mucho la figura del padre. 
Una parte de la izquierda teme, sin embargo, denunciar a este régimen brutalmente represivo por temor a hacer el juego al imperio, o simplemente a la derecha. Pero en verdad, la mezcolanza de estalinismo a la coreana, conservadorismo, confucionismo y meras necesidades del líder (contenida en la Idea Juche) no tiene nada que ver con la tradición ni la cultura de izquierda.
Para condenar al régimen Juche no hay que creer a la prensa occidental sino ver las publicaciones oficiales. Por ejemplo, la página web de Corea del Norte ofrece la "mano de obra más barata de Asia” y aclara: "A diferencia de otros países de Asia, los trabajadores [norcoreanos] no abandonarán sus posiciones para reclamar salarios más altos una vez que son entrenados” (The International Korean Business Centre). Es decir, un socialismo de esclavos.
Sabemos poco sobre el tipo de negocios que Cao hace como gerente, pero sí sabemos bastante de su faz un tanto farsante. Una carta a El Mundo dejó en claro que Corea es hermética también para el propio Cao: cuando ya era previsible que a Kim Jong-il lo sucedería su hijo, Cao decía en una respuesta al periodista David Jiménez: "Kim Jong-un es un total desconocido tanto para la población como las autoridades de la RPD de Corea. En 18 años de trabajo, jamás he visto su foto o leído un libro sobre él. Si existiera, nunca sería aceptado por el pueblo o el ejército” (21/9/2010). Hoy, el "inexistente”  Kim Jong-un es el líder máximo con alrededor de 30 años y tiene a su cargo los destinos del país.
Más recientemente, Cao ha vuelto a desmentir noticias. Aseguró que la cantante Hyon Song-wol –la exnovia del pequeño déspota que al parecer fue fusilada recientemente junto a otros miembros de su orquesta, acusada de pornografía- está viva y coleando, e incluso le puso fecha a su siguiente actuación: el 9 de septiembre. Cao escribió: "Me parece increíble que todavía haya personas dando crédito a semejantes historietas, reafirmo que es una invención total, y que los/as músicos ‘ejecutados/as’ tocarán este 9 de septiembre”. 
Una de las hipótesis es que el fusilamiento colectivo podría tener como fin preservar la reputación de la actual esposa de Kim, Ri Sol-ju, que habría sido cantante en la orquesta Unhasu, borrando testigos de sus andanzas previas.
Pasada la fecha en la que la cantante "fusilada” iba a reaparecer, y ante la pregunta de algunos de sus seguidores, Cao dijo en Facebook que "el 9 de septiembre finalmente no actuó esta orquesta, hubo desfile de la Guardia Roja y Arirang”, y concluyó: "No tenemos que estar demostrando cada día las falacias que inventa cualquiera. En breve volverá a actuar la banda Moranbong”.
Pero el tema es otro: si noticias a veces inverosímiles (algunas quizás reales y otras falsas) pueden circular sin control es porque el régimen no deja entrar a nadie a ver qué ocurre ahí ni sus grandes logros. Ni siquiera los expertos conocen a ciencia cierta cómo funciona la élite, ni sus formas de reproducción; todas son especulaciones mejor o peor fundadas, en general basadas en exiliados. En ese marco, algunos medios hacen esfuerzos por saber qué pasa, como The Guardian (24/9/13) en su artículo North Korea criticises 'reptile media' for saying Kim Jong-un ordered executions. Allí se reproduce la desmentida genérica del Gobierno norcoreano y se relevan diversas fuentes sobre la posibilidad de que los fusilamientos hayan o no ocurrido. Si todo sobre Corea del Norte es una especie de novela, es por que el régimen vuelve verosímil cualquier cosa. La trampa es siempre la misma: no se puede hablar de Norcorea si uno no fue ahí, pero sólo pueden viajar pequeños grupos súpercontrolados, organizados precisamente por Cao de Benós. Es decir, casi nadie.
En todo caso, Cao de Benós sirve para mantener viva una visión caricatural de la izquierda. Y para que algunos empresarios hagan secretamente negocios con una especie de socialismo de trabajadores baratos y semiesclavizados.

Pablo Stefanoni es periodista.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias