Otras palabras

Libros y viajes

Fernanda Wanderley
miércoles, 9 de octubre de 2013 · 20:54
Toda vez que viajo a un nuevo país, busco un libro que me acompañe en esta aventura. La mayoría de las veces tengo suerte y encuentro una lectura que me habla del lugar que visitaré. A camino de Padua en Italia, en una de las tantas esperas en los aeropuertos, me fijé en una edición seleccionada de La historia de mi vida, de Giacomo Casanova. Todo lo que conocía de este personaje era su fama de seductor. De hecho, al mirar la tapa del libro, vivamente recordé las tantas veces que escuché el adjetivo "casanova” para referirse a los hombres que dedican sus vidas a conquistar la atención de las mujeres.
Al hojear el libro, descubrí que Giacomo nació en Venecia en 1725 y que estudió en la Universidad de Padua, justamente la casa de estudios superiores donde vengo a enseñar. Definido como escritor, aventurero, librepensador, violinista, gourmet y seductor, Casanova se convirtió en un personaje legendario gracias a su autobiografía escrita cuando se aproximaba a los 70 años.  El hecho de estar a camino de las ciudades en que el vivió llamó mi atención, sin embargo mi interés por el libro fue más allá de la circunstancia. La obra de Casanova se convirtió en una ventana encantadora para un mundo que dejó de existir hace ya 300 años pero que, a la vez, se fue revelando extrañamente familiar.
Ya en las primeras páginas me convertí en una más de las tantas mujeres y hombres seducidos por Casanova. El placer con que el autor escribe sus memorias de juventud surge en cada línea haciendo creíble su afirmación: "Estoy escribiendo para reír de mí mismo y lo estoy logrando”. El humor y la libertad que exhalan de sus historias son sorprendentes y muestran a un señor irreverente y orgulloso de la vida que eligió vivir. Un gran contador de historias que encuentra su mayor inspiración en su propia vivencia.
El libro es un testimonio de una moral hedonista que exalta el placer de los sentidos como la principal razón de vivir. Moral que es justificada por Casanova como en total concordancia con los designios de un Dios católico. El dominio de la palabra al describir escenas amorosas que invitan al lector a imaginar lo que el llama "sexo justo”, sin llegar a explicitarlo, es fascinante y probablemente explique la transcendencia de su fama como el mayor seductor de todos los tiempos. La prostitución de niñas y la violencia sexual son rememoradas como experiencias personales libres de cualquier remordimiento o culpa, con una naturalidad que escandaliza.
Sin embargo, las detalladas reconstrucciones de las conversaciones y los encuentros con contemporáneos notables y las vivas impresiones de los viajes realizados a las capitales de Europa permiten al lector presenciar interacciones sociales que difícilmente se encuentran en un libro de historia. Es como tener la posibilidad de revivir la cotidianidad, palpar las impresiones, sentir las emociones y acompañar los pensamientos íntimos de alguien que pese a la distancia, se convierte en un compañero de viaje.
 Es así que el lector ingresa, guiado por Casanova, en la vida de los estudiantes universitarios de Padua en el siglo XVIII, cuyos privilegios son definidos como "abusos legitimados por largos años de práctica”. O acompaña al joven de 25 años por una París en que novedad y moda ya eran dioses venerados en el tiempo de la Corte de Versailles, mientras la pobreza y el hambre golpeaban a las mayorías sociales. Contrastes que, cerrando el libro y abriendo el periódico, no han cambiado entrado el siglo XXI.
Los libros permiten viajes virtuales que, complementados con los viajes reales, iluminan vivamente el movimiento caótico de la vida colectiva: un continuo y simultáneo avanzar, retroceder, cambiar y retornar.

Fernanda Wanderley es

socióloga e investigadora

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
2

Comentarios

Otras Noticias