Editorial

El “exilio interno” de dirigentes del TIPNIS

domingo, 13 de octubre de 2013 · 21:15
Tres dirigentes del TIPNIS estuvieron en una suerte de exilio interno durante 88 días, temerosos de ser detenidos por la Policía. La situación se produjo cuando en una comunidad del TIPNIS, el dirigente oficialista Gumercindo Pradel, favorable a la construcción del camino y adversario de los tres mencionados, fue expulsado de una asamblea y posteriormente chicoteado.
La Fiscalía empezó un proceso de "intento de homicidio” contra los tres dirigentes ( Fernando Vargas, Adolfo Chávez y Pedro Nuni), que un año y medio antes habían encabezado la exitosa marcha contra la idea que se construya un camino por el corazón del Parque Nacional Isiboro Sécure. Al no asistir a una de las audiencias del juez, los tres fueron declarados en rebeldía y, por tanto, se emitieron órdenes de aprehensión contra ellos, lo que hizo que se refugiaran en su comunidad para evitar su captura. Es un nuevo aspecto que muestra la debilidad de la democracia: tres notorios dirigentes indígenas opositores obligados a refugiarse en sus comunidades ante una acusación de corte político.
Si bien es criticable que a cualquier dirigente se lo chicotee o se le dé cualquier castigo físico, ello es, lamentablemente, frecuente en el país. Las mismas autoridades que criticaron a los dirigentes por haber ordenado chicotear a Pradel hace unos años consideraron correcto que se utilice ese sistema contra un dirigente opositor, Marcial Fabricano.
En otra comparación que demuestra la poca coherencia del Gobierno (y de los fiscales) está el hecho de que en 2012, en la localidad de Mallku Khota, un grupo de comunarios golpeó brutalmente, casi hasta provocarles la muerte, a dos policías y produjo maltratos físicos y secuestró a varios funcionarios de la empresa minera que exploraba la zona.
Los comunarios lograron después de sus acciones que el Estado nacionalice el yacimiento minero a favor de ellos, confiscándoselo a una empresa canadiense. Ante tamaña muestra de abuso no se acusó a nadie de "intento de homicidio” como sí se hizo ahora contra los tres dirigentes del TIPNIS.
Un reciente fallo del Tribunal Constitucional admitió el recurso de excepción de incompetencia presentado por los dirigentes afectados, que señalaron que su caso debe analizarse en la justicia indígena y no en la ordinaria.

Hasta que el Tribunal firme una sentencia al respecto, quedó suspendida la orden de aprehensión contra ellos. Así que los que fueron emblemáticos opositores contrarios al presidente Evo Morales tienen unas semanas de libertad, hasta que el Tribunal vuelva a ver su caso.

Si bien es criticable que a cualquier dirigente se lo chicotee o se le dé cualquier castigo físico, ello es, lamentablemente, frecuente en el país.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias