La lengua española: un idioma global

Ángel Vázquez Díaz de Tuesta
viernes, 18 de octubre de 2013 · 21:19
El VI Congreso Internacional de la Lengua Española se celebrará en Panamá próximamente, del  20 al 23 de octubre. Es este un  foro de reflexión singular sobre el idioma español y su rica problemática actual, cuya organización está a cargo del Instituto Cervantes, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española. Esta reunión científica proporciona una ocasión óptima para reflexionar sobre el significado de la lengua española en el mundo de hoy, una realidad que rebasa con creces los aspectos meramente lingüísticos. Detengámonos brevemente en ellos.
El mapa lingüístico mundial aglutina a casi 7.000 lenguas diferentes en el mundo. En este crisol, la lengua española tiene un lugar destacado y ocupa el segundo como lengua materna, con unos 400 millones de hablantes, después del chino (1.200 millones). A continuación figuran otras lenguas como el inglés (335 millones), el hindi (260 millones), el árabe (223 millones) o el portugués (202 millones). Ésta es la poderosa realidad demográfica del español del siglo XXI: un idioma en constante crecimiento poblacional, que alcanzará los 550 millones de hablantes en torno al 2050.
Desde el punto de vista político, la experiencia nos ofrece nutridos ejemplos del plus de comunicación que proporciona el español como lengua común de tantos países. La Comunidad Iberoamericana ha podido cultivar entre sus miembros una relación estrecha gracias en gran parte al factor lingüístico, que está en la base de otros acercamientos igualmente fecundos en el plano cultural, social y económico. El español es, por tanto, una herramienta envidiable de acción integradora al ser el idioma oficial de 21 países, cuyos hablantes ocupan un extenso territorio de más de 12 millones de kilómetros cuadrados.
Pero hay más. A los aspectos anteriores cabe sumar un fenómeno de naturaleza creciente: el español es un idioma demandado cada vez más por hablantes de otras lenguas. En más de 100 países se estudia español como lengua extranjera, convirtiendo su conocimiento en una de las competencias profesionales más solicitadas por empresarios, ejecutivos, directivos de multinacionales en las principales economías del mundo, cuyas posibilidades de negocio exigen integrar el español como una herramienta imprescindible. El aprendizaje de nuestro idioma en países como China o Brasil augura una cantera poderosa de hablantes en los años venideros.
 Ello nos lleva de manera inevitable hacia otra conclusión: la importancia creciente del español dentro de las llamadas industrias culturales.  En el mundo de hoy estas industrias son un factor de innovación, creatividad, empleo y transformación que ya no es posible desdeñar. Para todos aquellos países que como España están empeñados en hacer del conocimiento y la creatividad vectores de la nueva economía del siglo XXI, la lengua española es un activo de primera magnitud. En las economías emergentes de América Latina sucede otro tanto. El valor de estas industrias culturales, en el caso de España, ascendería a más de 41.000 millones, ocupando a más de 625 mil empleos. Cifras igualmente relevantes se pueden ofrecer en el caso de América Latina. Por todo ello, este rubro se ha convertido en un sector estratégico por su capacidad dinamizadora de la actividad económica y del empleo.
Los valores asociados al español no se acaban aquí. La lengua es el vehículo de la cultura y la expresión viva de un modo de civilización. En este sentido, el español se ha convertido en la llave indispensable de acceso a la cultura y civilización tanto de España como de Latinoamérica. La lengua española es hoy, por tanto, un vector capital que ofrece a la cultura en español de nuestras naciones un multiplicador de influencia en el mundo sin posible parangón.
Todas estas razones, y aún otras que se podrían esgrimir, nos deben llevar a reflexionar sobre el valor real de nuestra lengua, herencia común y factor de cohesión en la escena global, cuyos hablantes pronunciamos las palabras paz, libertad, solidaridad y progreso en todos los acentos de la rica hermandad de pueblos que hablan en la lengua de Cervantes.


Ángel Vázquez Díaz de Tuesta
es embajador de España.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias