La cota neoliberal del pasado

Octavio Machicao
domingo, 20 de octubre de 2013 · 21:03

Sorprendentemente el ex presidente del Banco Central de Bolivia (BCB)    Juan Antonio Morales, el  3 de octubre de 2013, respondió nuevamente a mi artículo de opinión publicado el 26 de septiembre de 2013 a través de este medio. Es más, tomándose la molestia de leer todas mis publicaciones para encontrar temas controversiales.
Una vez más, amable lector, debo insistir en aclarar que el objetivo principal de mis anteriores publicaciones y también de ésta  no fue ni es  entrar a un debate redundante sobre emisión de deuda, costos financieros e implicaciones macroeconómicas, sino la de esclarecer ante la opinión pública que el economista Gonzalo Chávez  mentía al lector al señalar datos falsos sobre la tasa de interés de la segunda emisión de bonos soberanos.
Muy asombrosamente, y de manera irónica,   Morales, en su artículo de opinión "La cota inferior”, insiste sobre los datos equivocados que tomó su colega el señor Chávez, lo que me lleva a pensar que el expresidente del BCB estaría en el mismo sentido de mostrar datos erróneos y crear malinterpretaciones entre los lectores. Digo esto porque se nos insinuó que los ciudadanos del Estado Plurinacional tendríamos que pagar por intereses de la segunda emisión de los bonos soberanos, el equivalente a la tasa de rendimiento del bono (6,5%), deduciendo como la tasa de interés implícita.
Sobre la base de  la información oficial reitero que el verdadero costo efectivo que tendremos que pagar los bolivianos por concepto de intereses de la segunda emisión de los bonos soberanos es la tasa cupón obtenida (5,95%) y no así la tasa de rendimiento del bono. Esta tasa de interés del 5,95% es la tasa sobre la cual se calculan los intereses, la misma que se mantendrá sin variación a lo largo de toda la vida del bono.    
Además de todo esto, el expresidente del BCB nos dice que anteriormente, el BCB le otorgaba los denominados créditos de liquidez de corto plazo al Tesoro General de la Nación (TGN), con tasas de interés de mercado. Al respecto, según la información disponible,  las tasas de interés de mercado entre 1999 y 2005 oscilaban entre 3,5% y 14,5%. Con  esas condiciones financieras no solamente afectaba a la sostenibilidad financiera y fiscal del TGN, sino también exponía al Tesoro a riesgos de refinanciamiento en la composición de su cartera de deuda, llevando hasta niveles insostenibles por la herencia de la anterior gestión económica.   
En fin, no debemos preocuparnos por esto, ya que afortunadamente el Tesoro en los últimos años no ha tenido la necesidad de recurrir a ese instrumento de deuda.  
Por otra parte, al parecer algo que no entendió o no quiere entender el señor Morales  es que bajo la macroeconomía moderna, los actuales gobiernos pueden acudir al endeudamiento por razones distintas, entre ellas para fines precautorios que permiten garantizar el financiamiento de inversiones, destacándose más aun este hecho en un contexto de alta volatilidad de las tasas de interés internacionales e incertidumbre.
Según información oficial, la emisión de bonos soberanos tuvo como objetivo consolidar a la economía boliviana a nivel mundial para atraer nuevo capital internacional, además de garantizar el nuevo financiamiento de proyectos de inversión en infraestructura y no para financiar déficits fiscales como piensa  cierto grupo de economistas y analistas a los que denominaríamos como la cota neoliberal del pasado.
Por último, insisto en  que mi intención no fue ni es entrar a un debate redundante, pero es muy posible que en las próximas ediciones se tomen la molestia de dar respuesta a este artículo de opinión.

  Según información oficial, la emisión de bonos soberanos tuvo como objetivo consolidar a la economía boliviana a nivel mundial.

Octavio Machicao es economista

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias