Eso que sobre los hombres no se pregunta

Drina Ergueta
lunes, 21 de octubre de 2013 · 20:56
Hace unos días uno de los diarios más importantes del país realizó un sondeo entre sus lectores online con un tipo de pregunta que debería estar prohibido, que no se haría jamás sobre el hombre y que muy sueltos de cuerpo y sin rubores, porque debería dar vergüenza, sí se pregunta sobre la mujer.
La pregunta del sondeo se refería a si es correcto que la mujer realice una actividad laboral, profesional o no, además de sus labores de casa y cuidado de hijos. Las posibles respuestas eran: no es correcto, sí es correcto y había otra opción considerada intermedia. No había una alternativa que cuestione, una casilla para señalar, por ejemplo, que esa pregunta planteaba una concepción machista y patriarcal.
¿Que esto es una exageración? Que ¡otra vez estas feministas con sus macanas! Veamos:
Si se preguntara lo mismo pero refiriéndose a los varones: ¿Es correcto que el hombre tenga una actividad laboral y que además haga "sus” labores del hogar? La pregunta simplemente no tendría sentido. Podría parecer una pregunta "progresista” porque se daría por hecho que él trabaja y que la excepción es que además hace labores de hogar, bien raro sería.  También se podría entender como que es una broma o que hubo un equívoco en el sondeo del diario.
Por otra parte, cuando se hace una pregunta se cuestiona la acción: que la mujer trabaje. Además se asume que atiende y que debe atender el hogar. El hecho de preguntar y que se dé la posibilidad de responder, especialmente que no es correcto que ella trabaje porque debe cuidar el espacio familiar, genera una presión social negativa hacia las mujeres que realizan las dos actividades o que sólo trabajan y se desentienden del hogar.
Se cuestiona y se presenta el tema como un tema de debate social, se pone en duda su adecuación a la vida de la mujer y de las parejas o familias porque hace que el hecho de trabajar no dependa de la libre voluntad de la mujer, sino de las opiniones que existan en la sociedad.  Los medios generan opinión y presión.
Además en el sondeo no se menciona para nada a los hombres, como si se tratara de mujeres solas pero que tienen familia, como si los hijos los hicieran ellas en singular.
La pregunta afirma y fomenta que las labores de casa las haga solamente una persona, la mujer, cuando en casa hay dos, o más adultos, con todas sus capacidades mentales y físicas íntegras.
¿Sigue siendo exagerado? ¿Hay temas políticos, sociales, de seguridad ciudadana, económicos más importantes? Sí, hay estos temas y son importantes, y en todos están presentes las mujeres, en todos participan y aportan, en todos las invisibilizan.
De acuerdo con un estudio realizado hace poco en España, en su vida laboral las personas logran un crecimiento importante y consolidan su situación en un rango de edad que va entre los 30 y 45 años. Es en ese rango de edad cuando las mujeres suelen quedar embarazadas, con lo que su crecimiento y consolidación laboral generalmente queda relegado o pierden posibilidades. En todas partes se cuecen habas.
En Bolivia el rango de edad de embarazo debe ser con seguridad mucho más joven, con lo que la vida laboral de las mujeres bolivianas se complica antes que a una española. Complicación a la que aportan algunos medios.  
Siempre surge la argumentación de que es una realidad y que un medio sólo la refleja. Pues no es así, se ha fragmentado una realidad, no se  la ha tomado en su conjunto y se ha reforzado una desigualdad social,   afirmando concepciones sexistas, y se ha normalizado una desventaja. Es como si la pregunta  fuera: ¿Es más adecuado golpear a los hijos con la mano o con el cinturón? Es una realidad que aún hay quien "educa” con castigos físicos.
No importan las respuestas, que las había y en todas las opciones.  Que entre la población haya grandes atrasos machistas muy actuales no justifica que un diario alimente la existente desigualdad y desventaja que afecta a la mujer.
 

Drina Ergueta es periodista.

  Que entre la población haya grandes atrasos machistas muy actuales no justifica que un diario alimente la existente desigualdad

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias