En defensa propia. Contra los hipócritas.

Patricia Ballivián
martes, 22 de octubre de 2013 · 21:29
Tengo por buena la costumbre de ser muy prudente con  los medios de comunicación desde que descubrí  que pueden (como de hecho lo hicieron) dañar a quien se les antoje sin más pruebas que las ganas de hacerlo, y en lo personal, se metieron hasta con mis hijas (ambas pequeñas) con el único placer perverso de atacarme sin más motivo que el de formar parte de este Gobierno.
Volvió a suceder, esta vez con la muerte del señor Bakovic. No hay nada más fácil que usar un difunto y solidarizarse después de haberlo denunciado y enjuiciado, pero como yo tenía también una cuestión legal con José María Bakovic, resulté ser mostrada por varios medios de comunicación como la responsable de una supuesta persecución que derivó en su muerte.
Me veo en la obligación moral de desnudar la hipocresía de quienes, siendo los primeros en denunciar a Bakovic, hoy pretenden mentirosamente ponerlo como víctima de este Gobierno en general y acosado por mí en particular.
Entre los primeros en utilizar la herramienta política de la solidaridad con la muerte del Sr. Bakovic está el expresidente Tuto Quiroga, responsable de la agrupación Podemos. Vale aclarar que la denuncia que condenó a tres años de cárcel al señor Bakovic (según Sentencia del Tribunal de Tarija) fue realizada el 17 de abril de 2007 por el entonces diputado de Podemos Fernando Barrientos por conducta antieconómica en la carretera Tarija-Potosí
Uno de los últimos en solidarizarse con el extinto José María Bakovic es el también expresidente Carlos D. Mesa; sin embargo, debería recordar que quien fuera ministro de su Gobierno, Óscar Farfán, en enero de 2003 pidió públicamente la renuncia de Bakovic "por ineficiente”. Cito textualmente: "El proceso de institucionalización del SNC no ha mostrado hasta el momento resultados en la gestión de la entidad, perjudicando el plan de obras con empleo, paralizando proyectos carreteros y limitando la inversión pública y la reactivación económica” (16/01/03). Así de contundente.
Entre medio pasaron otras cosas. Y vale contarlas. En el juicio iniciado por Podemos  a Bakovic, (juicio con sentencia culposa) fui citada a declarar en calidad de testigo y nuevamente arremetieron contra mí, no teniendo yo relación alguna con esta denuncia.
En el año 2006 y en función dentro la ABC, me querello contra José María Backovic por unas posibles y probables fugas de dinero del SNC en concomitancia con el Sr. Sánchez Berzaín.  El Sr. Bakovic contrata al bufete del Sr. Sánchez Berzaín para resolver una disputa entre el SNC y Conosur, ya que esta empresa  había incumplido el contrato con SNC sobre la prestación del cobro de peajes. El estudio Sánchez Berzaín, que había sido contratado en forma directa por resolución presidencial para defender al SNC,  emitió un único memorial, que no sólo hace desestimar el juicio del SNC contra la empresa Conosur, sino que cobra por este único papel la suma de doscientos mil dólares americanos, más el 10% de los montos a recuperar. Lógicamente, cuando tuve acceso a esos documentos, me querellé como representante del SNC contra el Sr. Bakovic.
Otro punto a aclarar es que se me sindicó en algunos medios de prensa como la mano derecha de Bakovic, una mentira con disfraz de traición. Mi persona ingresó al SNC por convocatoria de Price Waterhouse Cooper para concurso de méritos en el cargo de gerente administrativo financiero (septiembre 2004), condicionada por el Banco Mundial (financiador de la institucionalización del SNC) debido a los sucesivos problemas de corrupción de los antecesores.  
En el transcurso del periodo que ejercí el cargo, pude constatar irregularidades que fueron denunciadas al entonces ministro de Hacienda, Waldo Gutiérrez, denuncia que me valió un proceso administrativo y amenazas de procesos internos en la institución por parte del Sr. José María Bakovic.
Estos hechos transcurren durante la presidencia del Sr. Carlos Mesa y derivan en dos imputaciones contra José María Bakovic por conducta antieconómica en abril del año 2003 (Fiscalía de Santa Cruz) y desobediencias a resoluciones en procesos, en  noviembre del 2004 (Fiscalía de La Paz). Faltaban dos largos años para que Evo Morales fuera presidente y otro tanto para que yo pasara de ser personal técnico a presidenta del Servicio Nacional de Caminos.
De los numerosos juicios que se le atribuyen al Sr. Bakovic no tengo nada que decir porque no tienen relación conmigo, y sobre su muerte tampoco, ya que aparentemente fue la Fiscalía quien autorizó el viaje que resultara fatal para su salud.
Para terminar con estas líneas (que es todo lo que tengo para decir) agregaré que si la prensa fuera responsable e investigara antes de hablar tan livianamente, nos ahorraríamos heridas injustificadas  y los hipócritas se quedarían sin palestra.

Patricia Ballivián fue presidenta
 del SNC.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias