Crisis de alimentos en el país

Editorial
miércoles, 23 de octubre de 2013 · 21:44
Aunque desde el Gobierno se han dado noticias esperanzadoras -al garantizar la provisión de alimentos y el control de sus precios- sobre lo que parece ser una crisis alimentaria en ciernes, los hechos no dejan de generar preocupación. La excesiva sequía, las heladas y las inundaciones generadas por el cambio climático amenazan con incrementar el desabastecimiento de algunos productos y el encarecimiento de otros. La crisis podría, entonces, estar en puerta.
El coordinador de la FAO, Einstein Tejada, aseguró que los efectos del cambio climático afectan a una quinta parte del territorio boliviano, unos 250 mil kilómetros del territorio nacional, circunstancia que se traduce en el alza de precios de algunos alimentos. El Banco Central de Bolivia (BCB) señaló, por su parte, que la sequía y heladas producirán un alza en la inflación debido al fuerte impacto en la producción de alimentos. El sector agropecuario se desaceleró debido a la sequía y las heladas que afectan a las zonas productivas del país, lo que derivó en el encarecimiento de los productos. El propio Gobierno informó que este fenómeno afectó a más de 16.000 cabezas de ganado y a más de 24.000 hectáreas de cultivos de trigo, frijol, maíz y otros productos propios de esas zonas.
Por otro lado, el Foro Económico Mundial de Davos, evento que anualmente reúne a los más importantes políticos y empresarios de los cinco continentes para analizar los principales problemas del mundo actual, ha terminado sus sesiones con una conclusión categórica: una muy probable crisis alimentaria a escala planetaria es el mayor riesgo que se cierne sobre la estabilidad económica, política y social del mundo entero. La escasez de alimentos y la consiguiente alza de precios pueden llevar a un colapso de la economía global, desencadenar múltiples insurrecciones populares en los países más afectados y no estaría lejana la posibilidad de que incluso sea el origen de guerras internacionales.

Ante estos datos, no podemos menos que preocuparnos. Bolivia, del que siempre se dijo que tiene las condiciones para ser uno de los países que ayuden al mundo a enfrentar una crisis alimentaria, parece que es otra de sus víctimas. Los esfuerzos del Gobierno por mitigar los efectos climáticos sobre la producción agrícola y ganadera son importantes, pero pareciera que obedecen más a una lógica de "atención al desastre” que de prevención o planificación, aunque hay que reconocer que existen numerosos programas dedicados a la seguridad alimentaria, también es evidente que las necesidades superan a las buenas ideas e intenciones.

Bolivia tiene las condiciones para ser uno de los países que ayuden al mundo a enfrentar una crisis alimentaria, pero parece que es otra de sus víctimas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Comentarios

Otras Noticias