¿Dónde están los dólares incautados al narcotráfico?

Eduardo Mendizábal Salinas
jueves, 24 de octubre de 2013 · 20:58
Una pregunta que amerita una respuesta a una sociedad cansada de escuchar explicaciones que, finalmente, no conducen a nada, porque desde el primer día en que se comenzó a incautar dinero y bienes al narcotráfico, el destino de éstos ha servido para el enriquecimiento ilícito y el saqueo de los mismos por parte de funcionarios inescrupulosos.
Veamos: se incautan propiedades, vehículos y, lo más apetecido, dinero en efectivo, dólares contantes y sonantes, como quien diría "verde sobre verde”, tal como aconteció hace algunos días, cuando desde una avioneta –en una alejada región cruceña- fueron arrojados un millón ochenta mil dólares que, mediante un operativo exitoso- fueron capturados por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico. Se presume que sea dinero de alguna banda paraguaya, puede ser congolesa, ése no es el tema. ¿Dónde está ese dinero actualmente y qué fin tendrá?, ¿el mismo de anteriores incautaciones? Ojo, que éste es un mal endémico que venimos arrastrando –vergonzosamente- desde hace décadas.
Recuerdo que el año 2000, Marco Marino Diodato, días antes de desaparecer misteriosamente, me contó en la clínica de la capital cruceña donde estaba internado, que le incautaron joyas por valor de más de un millón de dólares y más de cinco millones de la misma moneda en efectivo, amén de máquinas tragamonedas, propiedades y vehículos. Cuánta razón tenías Marco, porque tiempo después fueron rematadas tus joyas y el dinero percibido tuvo el mismo destino, la incertidumbre, del efectivo nada se dijo, como el de Meco Domínguez, Techo de Paja o Roberto Suárez, para citar algunos. Tu único pecado fue descubrir y desactivar la red de micrófonos instalada por la Embajada de EEUU en Palacio de Gobierno y crear la Fuerza de Reacción Inmediata para proteger al Presidente.
Se han incautado millones de dólares al narcotráfico; sin embargo, carecemos de cárceles, de verdaderas cárceles; tenemos una Policía vapuleada y criticada por corrupta, cuando no se les extiende los medios necesarios para un trabajo adecuado, son seres humanos, de carne y hueso, tienen esposa e hijos que mantener como cualquier ciudadano.
Qué lindo sería que este Gobierno, inmerso en el llamado Proceso de Cambio, dicte un decreto supremo que a la letra diga: "Se dispone que el dinero en efectivo incautado al narcotráfico, en un plazo no mayor a cinco días hábiles, será entregado por el ministro de Gobierno a instituciones de salud pública del Estado Plurinacional de Bolivia y a la Policía Boliviana para que, bajo auditoría y fiscalización de la Contraloría General del Estado Plurinacional de Bolivia, atiendan necesidades urgentes”. Es dado en Palacio de Gobierno de la ciudad de La Paz, firmado: Evo Morales Ayma, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.
Me imagino a don Carlos Romero, ministro de Gobierno, en conferencia de prensa, haciendo entrega de  300 mil dólares,  de los   1.080.000 arrojados desde una avioneta, para la construcción de una nueva morgue en la ciudad de La Paz. De otros   300 mil dólares para equipar el hospital San Juan de Dios de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. De otros 300 mil dólares para dotar de nuevos dormitorios y nuevas cocinas a las unidades policiales de las ciudades de Oruro y Potosí. Los restantes  180 mil dólares  servirán para construir un hogar de acogida transitoria a mujeres víctimas de agresión por parte de sus parejas.
En otras palabras,  dinero ilícito pasa a tener un fin lícito en bien del país y en bien de la sociedad. Caso contrario, el mal uso del mismo es tan igual que la mala forma en que fue ganado por quienes trafican droga y se enriquecen ilícitamente destruyendo vidas.
Ojalá, como sucedió con mi artículo sobre la Autopista La Paz El Alto, me lea el señor Presidente, quien ha instruido reconstruir tan importante vía.


Eduardo Mendizábal es periodista.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias