Serotonina

El IDH y las entradas universitarias

Iván Arias Durán
domingo, 27 de octubre de 2013 · 20:25
Por disposiciones superiores, bajo el argumento de apoyo a la cultura, se autoriza, de los recursos del IDH,  a todas las federaciones universitarias (FUL) disponer de recursos económicos para las ya célebres entradas universitarias. En el caso de Sucre, en su ya pasada Entrada universitaria participaron más de 50 danzas, cuyas confraternidades de San Francisco Xavier y de provincias recibieron Bs 10.000 cada una como apoyo económico, en un monto total que llego a Bs 370 mil.
Ubaldino Ramírez, secretario ejecutivo de la Federación Universitaria Local (FUL), indicó: "Tenemos que estar al nivel de la Entrada nacional, por eso es que se está reforzando con este apoyo de Bs 10.000 a cada fraternidad, a cada provincia que esté llegando también, sin contar otros gastos que incluyen pasajes, alimentación y estadía de las delegaciones”.
Como si las entradas universitarias no bastaran, cada facultad también hace la suya. En Cochabamba, como ocurre en cientos de lugares del país, varios estudiantes de la carrera de Derecho de la UMSS cerraron los ingresos a la plazuela Sucre para convertirla en una cantina, centro de borrachera, escándalos y suciedad  hasta altas horas de la madrugada, generando el malestar de los vecinos de alrededor.
En otro caso que también tiene que ver con los alcoholes, el pasado semestre un grupo de alumnos denunció que "mientras los estudiantes luchamos por mejorar nuestras condiciones de estudio, el interinato de Rubén Cerrón y Salvador Quispe repite las mismas prácticas de sus antecesores, gastando el dinero de la universidad en borracheras y supuestos talleres de trabajo institucional, como sucedió recientemente en la reelaboración del Plan Operativo Anual (POA) 2013, que no es otra cosa que un desvergonzado negociado entre camarillas en función de repartirse el dinero de la universidad.
En esta ocasión, como ya es su costumbre, en uno de los más lujosos y caros hoteles del departamento de La Paz, el Río Selva Resort de Coroico, donde la estadía de una persona por noche cuesta alrededor de Bs 500 (el salario mensual de un auxiliar de docencia), despilfarrando alegremente los recursos como si en la universidad no hubieran carencias (recordemos que la FUL y otros lamebotas se farrearon 400 cajas de cerveza en el "precongreso estudiantil”).
 Por qué mientras en China, Corea del Sur, Estados Unidos los universitarios no tienen tiempo pues tienen que estudiar desde muy temprano para ser excelentes, en Bolivia tienen tiempo por demás para entrenar a bailar, luego, en lo que llaman la "Entrada universitaria”, se embriagarán abrazados de sus "catedráticos” (docentes) con alcohol y drogas hasta no poder.
Por otro lado, son muchos los factores que hacen que la educación en Finlandia sea una de las mejores del mundo, pero uno de los temas clave, según varios expertos, es la calidad de los profesores.
 "El profesorado tiene un nivel de formación extraordinario, con una selección previa tan exigente que no se compara con ninguna otra en el mundo”,  explica Xavier Melgarejo, un psicólogo y psicopedagogo español que empezó a estudiar el sistema educativo en Finlandia hace más de una década. "Sólo entran en las facultades de educación gente con notas por encima de nueve, nueve y medio sobre 10. Son muy exigentes.
Se les hacen pruebas de lectura, sensibilidad artística, de dominio de algún instrumento, de comunicación... Como resultado, las universidades sólo reclutan a un 10% de los estudiantes que se presentan”.
Los finlandeses apuestan por la educación porque saben que como país pequeño, rodeado de vecinos poderosos como Rusia o Suecia y sin un arsenal de recursos naturales a su disposición, la cultura -su dominio en el ámbito del conocimiento- es lo que lo que les da la posibilidad de competir en una economía global.
Por ello, la escuela es sólo uno de los engranajes del proceso educativo. Las otras variables de peso son la familia y la sociedad -de tradición luterana-, donde hay un elevado sentido de la responsabilidad y donde se valora a las personas "por su formación y no por su situación socioeconómica”.
 Para darnos una idea, "en la cultura luterana uno se salva cuando lee la Biblia, se llega a Dios a través de la palabra escrita”. El valor de aprender a leer y escribir ha quedado profundamente arraigado en la cultura finlandesa, explica Melgarejo.

Iván Arias es ciudadano de la República Plurinacional de Bolivia.

  Luego, en lo que  llaman la "Entrada universitaria”, se embriagarán abrazados de sus "catedráticos” con alcohol y drogas hasta no poder.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias