Menudencias

Las salteñas de don Mario

Juan León Cornejo
miércoles, 2 de octubre de 2013 · 20:32
Damas de tacones altos vestidas con sus mejores galas y rostro sonriente se paseaban en los centros de votación, invitando salteñas y gaseosas a electores circunspectos, de cuello blanco, corbata y sombrero. Sonrientes señoritas obsequiaban lápices y cuadernos. Era el único aporte que la vida política del país permitía a las mujeres en tiempos del "voto calificado”. Sólo votaban los varones que sabían leer y escribir y acreditaban tener una renta mínima.
   Salteñas, gaseosas, cuadernos y lápices se distribuían generosamente. Eran suficientes para todos, que no eran muchos. La consigna ”gobernar es educar” identificaba, en tapa de los cuadernos, al candidato presidencial  Mario  Gutiérrez Vea Murguía, de la Acción Cívica Boliviana. Electores agradecidos se comían las salteñas, colocaban las botellas vacías en las cajas,  guardaban "los útiles escolares para sus niños” y entraban a votar.
    La mayoría, se confirmó después, votó por Víctor Paz Estenssoro, del opositor Movimiento Nacionalista Revolucionario. Paz Estenssoro ganó la  elección. Pero, el gobierno de Mamerto Urriolagoitia desconoció su victoria, le entregó el Gobierno a una Junta Militar presidida por el general Hugo Ballivián y le dio base y justificación legítima a la revolución del 9 de abril de 1952.
    El desahogo histórico viene a cuento sólo por los tiempos de proselitismo electoral anticipado que vivimos hoy. Analizar la historia reciente puede ser útil. Al fin y al cabo, no hay nada nuevo bajo el sol, en política sobre todo, donde los tropezones en la misma piedra se repiten con frecuencia.
    La prebenda nunca garantizó lealtad política. "Barriga llena, corazón contengo, viva el movimiento”, dijo la gente y votó por Paz Estenssoro que ganó la elección desde el exilio y pese a la persecución política. En un país altamente politizado, tampoco la garantiza la propaganda, pese al extraordinario desarrollo del marketing político y el alcance de los medios. El 51, la propaganda oficialista era sin dudas más intensa que la opositora. El diario La Razón, de entonces, era de mayor nivel profesional y alcance que el opositor La Calle. El voto de la gente depende de convicciones y aspiraciones coyunturales que son fruto de ese momento histórico en la vida del país.
Por eso, el péndulo político va de la izquierda a la derecha y el país pasa de regímenes populistas a conservadores con rapidez y facilidad. Al Gobierno de la revolución nacionalista del 52 lo derrocó, 12 años después, la misma gente que trajo en andas al de la revolución restauradora del 64.      Los cambios de humor político provocaron cambios sorprendentes. A Paz Estenssoro lo derrocó su vicepresidente René Barrientos. Al general Juan José Torres lo derrocó el coronel Hugo Banzer. A Lydia Gueiler su primo y comandante militar y a  Luis García Meza le sucedió Celso Torrelio, su exministro de Gobierno. Todos llegaron en andas, entre vítores y juramentos de lealtad. Se hace creíble, por eso, que la multitud que en el lejano 1865 aclamaba a Belzu frente al palacio le hubiera contestado "Viva Melgarejo”, cuando Mariano Melgarejo le preguntó desde los balcones "¿quién vive ahora?”, tras anunciar "Belzu ha muerto”.
La historia enseña también que los cambios políticos, desde la revolución del 52 hasta las movilizaciones de octubre de 2003, los promovieron siempre las gentes de clase media de las ciudades, por razones generalmente ajenas a postulados ideológicos.
    Esas gentes se rebelaron el 52 porque les birlaron el triunfo electoral. Por eso, hasta la víspera del 9 de abril confabulaban juntos el MNR y la Falange Socialista Boliviana, pese a sus diferencias programáticas. O se cruzaron ríos de sangre y se olvidaron agravios mutuos tras la recuperación de la democracia, en 1982.
 Las "grandes mayorías nacionales” fueron incorporadas a la vida política con todos sus derechos recién el 21 de julio del 52, con el voto universal. Pero, todos los gobiernos las usaron sólo como bandera política. La reforma agraria del 52 le garantizó su apoyo a Paz Estenssoro hasta que el 64 se lo quitó el pacto militar-campesino de Barrientos. Hoy, al "voto calificado” que les impedía votar hasta antes del 52 lo sustituye el "voto consigna” que les impide elegir.
Cuando prebenda, propaganda, peso cuantitativo en las urnas o fuerza de bayonetas son insuficientes para garantizar perpetuidad en el poder, la clave tal vez sea entender e interpretar a cabalidad el humor político de las gentes. La historia del día a día, lamentablemente, muestra que esa capacidad no se complementa con el gran instinto político del principal operador del Gobierno. Ni se compadece con indicadores de coyuntura económica favorables. Cuando el maravilloso instrumento del poder le sirve sólo a minorías selectas, el cansancio de la gente suele ser explosivo. Sobre todo si se pretende insultar su inteligencia con total impunidad.

Juan León es periodista.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias