Entre ceja y ceja

¿El fin de la era K?

Ricardo Paz Ballivián
martes, 29 de octubre de 2013 · 20:58
Octubre del 2013 no resultó el mes más feliz para Cristina Fernández viuda de Kirchner. Un grave problema de salud la sorprendió y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente del cerebro. A partir de entonces tuvo que guardar reposo y se supone que de aquí en adelante no podrá mantener el ritmo febril al que se obligan las y los mandatarios que concentran el poder casi de manera absoluta. Una inevitable descentralización en la toma de decisiones deberá producirse en el Gobierno argentino y el entorno de la Presidenta asumirá un rol más activo y definitorio. Esto último seguramente provocará una lucha intestina, que ya era visible, pero que podrá tener consecuencias concretas en la administración de las políticas públicas. Un escenario de diáspora y de relajamiento del control es previsible.
Añadamos al anterior cuadro el resultado de las elecciones legislativas del domingo pasado y tendremos a futuro un contexto agreste y complicado para la estabilidad y manejo del Gobierno por parte de la Presidenta. Si bien el kirchnerismo logró mantener la mayoría en ambas cámaras, a partir de ahora deberá concertar con sectores de la oposición la aprobación de leyes especiales que requieren mayorías calificadas, además que deberá enfrentar una renovada y probablemente agresiva fiscalización parlamentaria.
Los resultados electorales, como lo han repetido hasta el hartazgo los analistas y actores políticos del proceso, han dibujado un nuevo mapa político en la Argentina; han confirmado por lo menos tres nuevos liderazgos nacionales que de inmediato se han colocado en carrera en pos de la presidencia de la Nación en los comicios de 2015. Se trata de Sergio Massa, del kirchnerismo disidente; Mauricio Macri, del centro derechista PRO, y Hermes Binner, del radicalismo. Parece obvio además que el candidato oficialista será Daniel Scioli.
Está claro, sin embargo, que ninguno de los opositores por separado tiene posibilidades de vencer a quien resulte candidato oficialista, aunque de la misma manera es poco probable que el kirchnerismo pueda vencer a una candidatura unitaria. El tema de la unidad de la oposición se planteará con mucha fuerza en los próximos meses. Por el momento las posturas ideológicas y programáticas parecen alejar la posibilidad de un acuerdo entre Massa y Macri, y  más todavía las aspiraciones personales de ambos que no parecen estar dispuestos a resignar sus candidaturas. Binner, gran vencedor en la provincia de Santa Fe, aparece como una opción de  tercería, aunque muy tenue todavía.
Ahora bien, la oposición argentina no debería cantar victoria anticipada ni tener una lectura superficial sobre los resultados electorales más recientes. El kirchnerismo ha perdido una gran batalla, pero todavía sigue siendo la primera fuerza política argentina: el control que mantiene del Poder Ejecutivo, de la mayoría de las gobernaciones provinciales, del Poder Legislativo y sobre todo de los poderes fácticos que actúan en la calle, lo revelan como un rival muy fuerte y aún con la solidez y agresividad como para encarar con eficacia una nueva campaña electoral.
El sistema electoral argentino establece que si la primera fuerza política obtiene el 40% o más de los votos y una distancia mayor al 10% respecto de la segunda, gana la elección en primera vuelta. Este condicionante legal prácticamente obliga a la oposición a conseguir una aglomeración mínima que le permita enfrentar con alguna posibilidad al oficialismo. Como están las cosas, no parece muy probable que alguno de los actuales candidatos opositores pueda obtener por sí sólo la cantidad de respaldo suficiente para forzar una segunda vuelta.
Lo positivo del día después de las elecciones argentinas es sin duda que a partir de ahora los espacios republicanos se expandirán y multiplicarán, la gente perderá el miedo; al final del día será la ciudadanía la que habrá ganado y una vez más habrá fracasado un intento por constituir una hegemonía política autoritaria y corrupta.

Ricardo Paz es sociólogo.

Está claro, sin embargo, que ninguno de los opositores por separado tiene posibilidades de vencer a quien resulte candidato oficialista.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias