Tierra de nadie

En la mira
lunes, 07 de octubre de 2013 · 20:40
La ciudad de El Alto es una de las urbes de mayor crecimiento en el país, pero también una de las más desordenadas y caóticas.
Por mucho que intentan, poco logran hacer sus autoridades para poner un poco de orden a las calles, el tráfico y, como revela un informe de Página Siete, al atropello a las normas al realizar edificaciones.
 Los vecinos y vecinas de los diferentes barrios han decidido, ellos mismos, construir el caos que los aqueja: no cumplen las normas de planimetría que son aprobadas por el municipio e invaden con sus construcciones los espacios públicos, provocando el estrechamiento de calles y avenidas.
No es extraño ver arterias alteñas que abruptamente son interrumpidas por una casa; o un edificio que, de pronto, "se come” la acera; incluso hay una calle  donde los vehículos deben sortear la edificación que tiene en el medio...
A Dios rogando y con el mazo dando, dice el refrán. Bien harían los ciudadanos de El Alto por querer más a su ciudad y empezar ellos mismos por respetar sus normas. No todo -aunque parezca- está en manos de las autoridades.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias