Editorial

La tragedia de Riberalta

sábado, 09 de noviembre de 2013 · 18:57
El accidente de aviación que terminó con la vida de ocho personas el domingo pasado en Riberalta ha desnudado las graves falencias de los aeropuertos bolivianos.
En la pista de Riberalta no hay un solo carro de bomberos ni el personal para atender emergencias. Fueron los propios vecinos los que, arriesgando sus vidas, lograron, con ramas, apagar parte del incendio y salvar a las 10 personas que resultaron heridas. De haber habido personal especializado y un carro que pueda transportar agua, tal vez se hubieran salvado esas ocho personas.
Página Siete informó que sólo los aeropuertos internacionales -es decir Viru Viru y El Trompillo en Santa Cruz, el de El Alto, el de Tarija y el de Cochabamba- tienen sistemas de seguridad, equipos de bomberos y todas las condiciones de operabilidad. 26 aeropuertos pequeños, como el de Riberalta, no tienen ningún sistema de seguridad.
Pero no sólo eso. En una reciente entrevista con Página Siete, el embajador de Francia dijo que los aeropuertos bolivianos carecen de radares y que su gobierno está analizando con el boliviano la dotación de este instrumental tan necesario para la navegación y el ejercicio de la soberanía en el espacio aéreo del país. Asimismo, se conoció que el país no tiene los recursos técnicos para analizar las cajas negras de los aviones en caso de siniestros...
El Gobierno informó que ha invertido 260 millones de dólares en los últimos años en la refacción y construcción de aeropuertos. Lamentablemente los gastos no llegaron a temas relacionados a la seguridad, como en este caso. El ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, informó que un carro bombero adquirido para usar en Riberalta recién llegará en diciembre, ya que traer uno al país demora casi un año. Mientras tanto, sigue el debate sobre qué es lo que ocasionó el accidente. El ministro Sánchez, basado en un informe de AASANA, dijo que se debió a fallas humanas; aseguró que el piloto no atendió las instrucciones de la torre de control y realizó el aterrizaje pese a los fuertes vientos. Algunos pasajeros, sin embargo, dan una versión distinta. Una es que se observó humo en una de las alas y que el avión llegó a la pista muy inclinado. Sobre eso, las autoridades de aeronavegación afirman que el piloto no reportó mediante su radio que hubiera humo o fuego en el avión.
La otra pregunta que debemos hacer se refiere a la seguridad de los vuelos de la línea Aerocon. El 6 de septiembre de 2011, una nave Fairchild  se estrelló a unos 10 kilómetros de Trinidad, provocando la muerte de ocho pasajeros. Una persona sobrevivió al accidente, Minor Vidal. Y hace dos meses y medio, el 20 de agosto, otra aeronave de Aerocon, que se dirigía de Potosí a Santa Cruz, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Tarija, saliendo el aparato de la pista. Afortunadamente no hubo víctimas.
No es normal que una aerolínea tenga tres accidentes en dos años de operación, con el saldo de 16 personas fallecidas y varios heridos. Es importante que las autoridades del sector establezcan si esta compañía, y todas las demás, cumple adecuadamente con sus sistemas de control y seguridad.
El presidente Evo Morales ha pedido una "profunda investigación” del accidente y "sanciones drásticas” para Aerocon en caso de que resultara responsable del siniestro. La empresa ha dicho que acatará los resultados, aunque se desconoce si las autoridades tomaron alguna medida o sanción después de los accidentes anteriores.

A la espera de los resultados de la investigación  y más allá de las especulaciones sobre las causas que pudieron haber provocado el siniestro, sean condiciones climáticas, fallas mecánicas e incluso errores humanos, es importante llamar la atención sobre las precarias condiciones de operabilidad de la mayoría de los aeropuertos nacionales, cuya gestión es responsabilidad del Gobierno central, así como en la aparente falta de control y fiscalización de las compañías que operan en Bolivia.

  Oficialmente se informó que se han invertido 260 millones de dólares en la refacción y construcción de aeropuertos, pero no  en temas de seguridad.

 Se debe llamar la atención sobre las  condiciones de operabilidad de la mayoría de los aeropuertos nacionales, que  es responsabilidad del Gobierno.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias