Desde la acera de enfrente

A favor de ella

María Galindo
martes, 12 de noviembre de 2013 · 22:07
Es una práctica de violencia machista más que frecuente filmar a tu pareja eventual durante una relación sexual y publicar esa filmación en la red. ¡Que se le vea la cara!, ¡que se le vea la mayor parte del cuerpo y especialmente los genitales!, mientras el violento suele ocultar su rostro, y casi siempre únicamente filma su pene.
El conjunto de estas filmaciones que tienen una serie de páginas en Bolivia no son un pasatiempo como cualquier otro, sino que son escenarios de violencia machista. La idea básica que circula en las cintas es mostrar el sexo como un acto de posesión, como un acto de humillación. Usar el deseo sexual de la pareja como un acto de sumisión.
La filmación de esas imágenes en una situación lúdica, probablemente inesperada y de excitación sexual, bien puede aparentar ser un juego erótico más o bien puede exaltar la vanidad de la pareja para que pose, pero la publicación de esas cintas, sacando el contenido de contexto, para provocar una humillación pública, responde a la necesidad del macho de mostrar a su pareja eventual como un trofeo.
No sólo es un acto de violencia hacerlo, sino que, además, es patológico. La patología consiste en buscar su autoafirmación sexual a través de la denigración de la otra persona. Lo más grave, sin embargo, no es eso sino que la sociedad en su conjunto acompaña al macho en ese propósito; lo aplaude, lo socapa, lo justifica.
El delito es tan grave que es comparable con una violación, porque él hace con el cuerpo de ella lo que quiere sin el consentimiento de ella, y no me refiero al acto sexual, sino a la publicación de las imágenes.
En estas páginas de pornografía made in Bolivia se puede ver que se trata de un escenario donde son los hombres quienes exponen a sus trofeos ante otros hombres. Ofrecen el nombre, la edad, la carrera de estudio de la víctima y la región del país  del que procede. Se trata de un discurso machista y violento entre hombres para hombres, para amplificar sus machismos respectivos y convertirlos en ley absoluta.
¿Cómo revertir una violencia tan perversa en el que la víctima parece partícipe de su propia trampa? ¿Cómo revertir una violencia   en la que siendo la víctima terminas siendo socialmente condenada y señalada?
Respeto profundamente la actitud de la víctima de llevar el tema a los estrados judiciales, pero desconfío de la capacidad de discernimiento del juez, del fiscal y del  investigador.
Sospecho que jueces, fiscales, periodistas y otros son partícipes de esta ley del macho, en la que es la víctima la que tiene que justificarse, defenderse, explicarse y donde todo el dolor provocado sólo confirma el absolutismo de su violencia.
Por eso sospecho -y desde ya en radio Deseo lo cultivamos- que hay que llevar este caso a un terreno en el que sea el violento el que tenga que explicar los motivos por los cuales necesita hacer eso con una persona que fue su pareja sentimental. Que sea el violento el que sea puesto en cuestión y no la víctima.  
Es ya conocida, por ejemplo, nuestra lista en radio Deseo de padres irresponsables y de hombres violentos. En esa lista damos a conocer el nombre, la edad, el lugar de trabajo del victimador, las veces al día que resulta necesario. Volcamos la idea de la vergüenza pública, es el violento el que debe sentir vergüenza, es el que debe explicaciones a la sociedad. ¡Volcar la tortilla sería más efectivo!
Se debe indagar sobre los complejos, traumas e inseguridades del victimador para develar su sadismo, su afán de destrucción y su nivel de peligrosidad para el conjunto de las personas que lo rodean.

María Galindo es miembro de

Mujeres Creando.

Respeto la   actitud de la víctima de llevar el tema a los estrados judiciales, pero desconfío del  discernimiento del juez, del fiscal y de los investigadores.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias