Bolivia ante las elecciones chilenas

Editorial
viernes, 15 de noviembre de 2013 · 22:42
Las elecciones chilenas han despertado un natural interés en Bolivia, debido al probable cambio de signo político e ideológico en La Moneda, tras el paréntesis conservador del presidente Sebastián Piñera, con el eventual retorno de la socialista Michelle Bachelet (si se cumplen los pronósticos de las encuestadoras).
Las expectativas tienen que ver, en términos generales, con el impacto de una eventual victoria socialista en el equilibrio geopolítico latinoamericano, donde conviven gobiernos de diverso signo, y también, en el caso concreto de Bolivia, con el sustancial giro que introdujo el gobierno de Evo Morales en su política marítima al demandar a Chile ante la Corte Internacional de La Haya.
Algunos medios ven con cierta esperanza un eventual cambio en la política exterior chilena a partir de la ideología de la aspirante socialista y de su carisma y fuerte personalidad, cualidades que dieron una impronta especial a su primer mandato y le permitieron tejer una red de amistades y complicidades políticas, tan útiles en la diplomacia, a nivel regional. No es necesario recordar la "buena química” que existió entre Bachelet y Morales durante el mandato de la primera, una cercanía que facilitó el diálogo y permitió la gestación de la agenda de los 13 puntos.
Sin embargo, los vínculos bilaterales sufrieron un fuerte deterioro por la pésima relación entre los presidentes Piñera y Morales, puesta de manifiesto en los agrios intercambios verbales de los dos últimos años, y obviamente por la demanda ante La Haya.
La política de Chile respecto a la reivindicación marítima se ha caracterizado históricamente por la negativa de Santiago a reconocer los legítimos derechos de Bolivia y a aceptar cualquier solución que implique una cesión territorial.
La gestión ante La Haya ha unificado a los partidos y corrientes de opinión de Chile tras esa posición, eliminando cualquier matiz, y ha reducido las posibilidades de un diálogo ente ambas naciones para la búsqueda de una solución al diferendo, objetivo último de la demanda.
Aunque Michelle Bachelet ha ofrecido formalmente reabrir el diálogo, el éxito de la negociación ante La Haya no dependerá de la buena voluntad y comprensión de la nueva inquilina de La Moneda, atada a la política de Estado de su país en la materia, sino de la solidez de los argumentos -justos son- y de la habilidad de los diplomáticos bolivianos para defenderlos.

Obviamente, este proceso también dependerá de la unidad de los bolivianos en torno al objetivo propuesto, para lo cual será necesario evitar su politización y aprovechamiento con fines políticos y electorales.

Los medios ven con cierta esperanza un eventual cambio en la política exterior chilena a partir de la ideología de la aspirante socialista.


Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias