La mirada civilizatoria

Observatorio del Racismo
viernes, 15 de noviembre de 2013 · 22:46
Página Siete presentó tres reportajes: "Informan sobre prácticas incestuosas entre los indígenas EsseEjja” (9-09-2013), "Infanticidio en los Andes” (23-09-2013) y "Adultos mayores despojados de sus bienes por sus hijos” (30-09-2013).
 En el primer reportaje se infiere que el incesto entre indígenas EsseEjja en Alto Beni estaría provocando niños cada vez más rubios y más  pequeños. En el segundo, se denuncia el asesinato de bebés en el altiplano. El tercero aborda el abandono de adultos mayores, que se da con mayor frecuencia en la periferia.
Para el Observatorio del Racismo, las publicaciones demuestran una mirada civilizatoria, referentes a los prejuicios de la ciudad en contra de lo rural,  que, en tono moralista, crean una imagen de "barbarie”, ocultos en la denuncia de hechos delictivos o censurables socialmente.
No intentamos discutir lo bueno o malo de ciertas costumbres. Se trata de exponer la discriminación desde un medio de comunicación en contra de indígenas y/o campesinos.
La mirada civilizatoria es un doble discurso: por un lado,  condena a lo "salvaje”, concebido externo a sus propias características; por otro, lo civilizatorio se apoya en la moral, porque así condena a ese "otro” que no comparte sus valores.
La cultura que "civiliza” se erige a sí misma como dominante, sea por determinados valores morales o éticos; encuentra eco en ciertos medios de comunicación que, al estar a cargo del discurso "civilizatorio”, resultan en una especie de "domadores” de la moral en sus lectores.
Los medios muestran a lo rural como lo salvaje. La mirada civilizadora legitima los prejuicios de la ciudad, que toman a la periferia como lo bárbaro. Los valores morales son asumidos como verdades que construyen lo moderno, en contra de todo lo externo a los centros urbanos.
Por esto, nuestra incomodidad radica en la acción de Página Siete a través de la mirada civilizatoria expuesta en sus publicaciones. ¿A dónde apunta el medio de comunicación cuando expone reportajes acerca de indígenas incestuosos,  madres campesinas y asesinas,  o adultos mayores abandonados? ¿Son reportajes que realmente intentan denunciar los "males” de la sociedad, y que coincidentemente todos éstos se dan en la periferia?  
Según el primer artículo, los indígenas EsseEjja estarían agravando los problemas de mortalidad infantil que cualquier pueblo nómada en estado casi salvaje ya conlleva, y es que a la falta de recursos se sumaría la promiscuidad gracias al consumo de alcohol y las precarias carpas asentadas a orillas del río Beni.
Si los salvajes, según los viejos mitos,  son  los indígenas de occidente, tan parcos y resentidos, resulta que los salvajes son también los indígenas de oriente, que viven en una constante orgía o, como dice el reportaje, "hay muchos temas serios, niñas que desde muy pequeñas ya tienen hijos, consumo de alcohol y las relaciones entre primos. Ellos saben que esas cosas están mal, así que hay que darles charlas y en su idioma” (sic).
Cuando se presenta un tema polémico, como "Infanticidio en los Andes” o respecto al abandono de adultos mayores, se abordan tópicos moralmente chocantes. Al exponer los problemas de forma amarillista, se demuestra el capital moral que tanto el medio como sus lectores disponen. Así, se logra la condena de una cultura a otra, ya sea por incestuosa, asesina o egoísta, pero considerando que los condenados no tienen la moral del condenador.
El problema es éste: condenar a los indígenas es incurrir en discriminación explícitamente, pero cuando el reportaje se ayuda de la moral, la discriminación se camufla y no parece ser un ataque directo a lo rural, lo salvaje o lo bárbaro.  Lo que brinda respaldo a la discriminación a ese "otro”.
Por tanto, cuando un medio dice que el 70% de casos de abandono a adultos mayores se da en el ámbito rural, que en el altiplano se asesina a bebés que nacen con alguna deformidad, no discutimos la validez o no de las prácticas, sino la discriminación que surge a partir de los prejuicios de la ciudad en contra de la periferia.
 

Observatorio del Racismo

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias