Editorial

Sobre los montos de viáticos

domingo, 17 de noviembre de 2013 · 20:40

Un funcionario público debe recibir del Estado los recursos suficientes para desarrollar bien su trabajo. En ese aspecto figura, para quienes realizan viajes oficiales, el pago de viáticos, que han sido siempre extraordinariamente bajos en el país.
 Muchas veces, para un servidor público, es un castigo tener que trasladarse al interior o exterior puesto que los montos asignados apenas le alcanzan para pagar un hotel decente y cubrir los gastos de alimentación y transporte. Como la ley, además, es inflexible, establece unas categorías para los viajes en Bolivia que fijan un monto mayor para cuando el funcionario viaja a ciudades principales y va decreciendo a medida que la localidad es más pequeña. Pero, ocurre muchas veces que en las urbes más grandes, debido a la mayor competencia, los precios de hoteles son más bajos que en localidades intermedias, donde no hay esa posibilidad.
Desde ese punto de vista es correcta la decisión del Gobierno de aprobar un decreto supremo que aumenta en algo esos montos (6% de incremento) para los gastos diarios. Para viajes al exterior se fija un emolumento de 300 dólares diarios. Aquí nuevamente sucede que la norma es inflexible y poco ajustada a la realidad. "Exterior” se considera desde la ciudad de Arica hasta París o Tokio, con las obvias diferencias de costo. La cifra de 300 dólares puede parecer alta para quienes no conocen de la realidad del costo de vida en ciertos países pero lo concreto es que, en muchos casos, no alcanza para contratar un hotel de mediana calidad y cubrir los gastos de alimentación y transporte.
Compensa de alguna manera el hecho de que se entregan gastos de representación equivalentes al 25% del monto entregado en viáticos.
Para el futuro, se debería considerar un sistema automático de aumentos, para no necesitar un decreto para cada nueva gestión. Se debería establecer un incremento igual a la inflación del año anterior para hacer ese cálculo.
En donde falla el Gobierno es en no transparentar los gastos que realizan el Presidente y el Vicepresidente del Estado. Consultada por El Deber, la ministra Amanda Dávila explicó que ambos reciben "recursos suficientes” cada vez que emprenden un viaje, pero no divulgó a cuánto ascienden éstos.
Esta falta de transparencia es criticable. Todas las personas deben ser iguales ante la ley y, por supuesto, esto empieza en los más altos magistrados. No hay razón alguna para no dar a conocer esa cifra, excepto que sea tan alta que pudiera implicar una polémica pública. Como suponemos que el monto es razonable, debería ser dado a conocer abiertamente.

Es correcta la decisión del Gobierno de aprobar un decreto supremo que aumenta los viáticos para viajes de funcionarios públicos.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias