Atando cabos

Cultura laboral

Rodolfo Eróstegui Torres
lunes, 18 de noviembre de 2013 · 22:14
En los últimos años se debate sobre la necesidad que tienen los países de crear empleos dignos o decentes.
Estas discusiones se han realizado fundamentalmente en reuniones internacionales promovidas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como por la Organización de Estados Americanos (OEA), tras comprobar que hay una pérdida, a nivel mundial, en la calidad de los empleos.  
La pérdida de la calidad del empleo se manifiesta fundamentalmente por una reducción relativa de los salarios reales, inestabilidad en el puesto de trabajo, la aparición de nuevas formas de contratación de trabajadores, así como un deterioro de los ambientes en los puestos de trabajo, que provoca accidentes y enfermedades laborales y, sobre todo,  la pérdida  de la seguridad social de los trabajadores.
En otras palabras, ese desgaste de la calidad del empleo se la puede agrupar en cuatro dimensiones: inestabilidad laboral, vulnerabilidad de los trabajadores frente a su empleador, pérdida de ingresos y una menor posibilidad de la población para acceder a las prestaciones y beneficios sociales.
En nuestro país, en las pequeñas empresas, generalmente vinculadas al sector informal,   se manifiesta con mayor fuerza la precariedad de los trabajos. Los trabajadores de estas empresas en su mayoría son reclutados entre el núcleo familiar o de amistades.
Se advierte, tanto en los trabajadores como en los empleadores, insatisfacción laboral, la  que se expresa por la búsqueda permanente de un nuevo trabajo, preferentemente en una empresa en la que se respeten sus derechos, así como sus beneficios sociales.
En las reuniones internacionales, auspiciadas por los organismos internacionales especializados, se busca solucionar el problema a partir de la formulación y aprobación de nuevas normas laborales. Se pretende endurecer más la normativa y sus instancias fiscalizadoras y, al mismo tiempo, darle un mayor impulso a las políticas activas de empleo.
En la última reunión de ministros de trabajo del hemisferio americano, en la que participó el ministro Santalla, se afirmó que "los derechos laborales, las libertades sindicales, el derecho a la sindicalización, el derecho de petición y negociación colectiva hacen parte de los derechos humanos”.
También se dijo que "el trabajo infantil, la precariedad laboral de los adultos mayores, los jóvenes y las personas con discapacidad son temas de gran relevancia que deben estar en el centro de las políticas de empleo”.
Con estas afirmaciones, expresadas en el acto inaugural de la XVIII Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo, realizada hace una semana en Medellín, Colombia, se mantiene el mismo método de encarar el deterioro de las relaciones laborales.
Pero en algunos países, entre ellos el nuestro, en los últimos dos años se buscan nuevas soluciones a viejos problemas.
Los  esfuerzos del  Ministerio de Trabajo, en coordinación con Probolivia, están partiendo de la consideración  de que el mercado de trabajo no es únicamente el lugar al que concurren oferente y demandante de fuerza de trabajo, lo que, al parecer, es el criterio dominante en las reuniones internacionales, sino que ahora se interpreta que el mercado de trabajo es el resultado de una construcción social en la que participan las expectativas de los trabajadores y empleadores, el género, edad, educación, legislación pertinente, pero, sobre todo, la cultura de los trabajadores y empleadores.
A partir de esta nueva interpretación se puede buscar soluciones que modifiquen el comportamiento de los actores del mercado de trabajo. Es decir que se revierta la percepción de trabajadores y empleadores, y el que en las pequeñas unidades empresariales no tiene cabida la legislación laboral porque implica costos que hacen inviable a estas empresas.

Rodolfo Eróstegui Torres es experto en temas laborales.

En nuestro país,   en las pequeñas empresas, generalmente vinculadas al sector informal,   se manifiesta con mayor fuerza la precariedad de los trabajos.

 

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias