Los resultados en Chile

martes, 19 de noviembre de 2013 · 22:07
Las elecciones en Chile tuvieron un resultado inesperado: la candidata favorita, Michelle Bachelet, de una coalición de centroizquierda, no logró vencer en la primera vuelta. Obtuvo 47% de los sufragios. Pese a su magro resultado, Evelyn Mathei, de la alianza de derecha, que logró el 25% de los votos, celebró las cifras como si fuera una victoria porque logró pasar a la segunda vuelta y, más importante, consiguió el segundo lugar, algo que algunas encuestas ponían en duda.
Se espera que Bachelet gane con facilidad la segunda ronda que se realizará en diciembre pero su eventual gobierno enfrentará obstáculos serios. El sistema electoral chileno, creado por el régimen de Augusto Pinochet, y denominado "binominal” favorece a la minoría (su futura oposición). Por ejemplo, en los comicios de ayer, pese a la diferencia de votos (47% a 25%) ambos bandos lograron una cantidad similar de legisladores. Y, por lo tanto, Bachelet tendrá una mayoría leve en ambas cámaras como para poder empujar con rapidez sus promesas electorales, como el aumento de los impuestos a las grandes corporaciones, el matrimonio gay, la creación de un fondo de pensiones estatal y la despenalización del aborto.
No será fácil conseguirlas.
Otras reformas, como la de dar gratuidad a la educación, desde primaria hasta el nivel universitario, serán más difíciles de obtener todavía, considerando que la actual Constitución (otra herencia de Pinochet) establece "quórums calificados” para realizar ciertas reformas de leyes denominadas "orgánicas”, entre ellas las de la educación escolar. Otra de las leyes que requiere de mayorías más amplias para ser cambiada es justamente la del sistema electoral binominal.
No sólo esos posibles problemas enfrentará Bachelet. Su alianza electoral reúne a partidos centristas (y de posiciones conservadoras en muchos temas como el matrimonio gay), como la Democracia Cristiana, y a otros de extrema izquierda, como el Partido Comunista. Por lo tanto, la gobernabilidad al interior de la bancada parlamentaria oficialista también será un desafío para Bachelet. Es posible, dicen algunos analistas, que la casi futura Presidenta enfrente presiones de la izquierda (sus nuevos aliados en el Congreso) y de la derecha, envalentonada pese a su mal resultado de las elecciones del domingo.

Ese escenario tampoco es positivo en referencia a la esperanza boliviana de lograr una negociación sobre el tema del mar con el nuevo Gobierno. Bachelet tendrá menos espacio para moverse en ese campo del que se creía antes de los comicios y la oposición podrá intentar bloquear cualquier intento.

Se espera que Bachelet gane con facilidad la segunda ronda que se realizará en diciembre pero su eventual gobierno enfrentará obstáculos serios.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias