Ventana al mundo

Argentina y los bolishoppings

Agustín Saavedra Weise
domingo, 24 de noviembre de 2013 · 20:24
En la República Argentina el término  bolishopping  ha pasado a ser parte del lenguaje cotidiano. Es común decirse entre amigos "nos vemos o nos encontramos en el bolishopping” u otras frases por el estilo. 
Las ferias llamadas  bolishopping   comenzaron hace algunos años vendiendo ropa barata. Allí buscaban su sustento familias de extranjeros que habían emigrado de países limítrofes,  particularmente de Bolivia, lo cual llevó a bautizar esos lugares como  el bolishopping.
Con el tiempo los  bolishoppings  se expandieron y en algunos casos se han transformado en grandes centros comerciales populares, casi todos ellos en el medio de una faja gris con respecto a la tributación impositiva y al  origen o calidad de los bienes presentados. 
Muchos de los productos ofrecidos resultan ser falsificaciones de firmas famosas y que, obviamente, se venden a una fracción del valor de lo auténtico. Todo eso es discutible y entra en otro campo. 
La realidad sí demuestra en Argentina el auge casi avasallador de los  bolishoppings  y de sus principales impulsores: la colonia boliviana residente en el hermano país.
Inclusive se ha filmado una película sobre el tema. Según informaciones de la prensa argentina, Arturo Goetz, Rafael Ferro y el boliviano Juan Carlos Aduviri son los protagonistas del filme   bolishopping.
Esta  obra, dirigida por Pablo Stigliani, gira en torno a los oscuros manejos de un empresario textil y su empleado en un taller clandestino, al que llega una pareja de inmigrantes ilegales en busca de trabajo. 
Se rodó en Buenos Aires y ahora ingresa en fase de posproducción. La trama del filme seguramente se centrará -por los anuncios previos- en los dramas sociales ocultos de los  bolishoppings, locales que, en algunos casos, esconden detrás de sus  fachadas inexcusables lacras de explotación social de inmigrantes ilegales,  muchas veces esclavizados éstos nada menos que por sus propios compatriotas, como cada tanto lo refleja la crónica diaria.
En definitiva, parece que la película narrará globalmente el fenómeno del  bolishopping, pero enfocado básicamente en  los problemas y valores de quienes hoy viven inmersos en esta peculiar unidad comercial de vasta popularidad. 
Habrá que esperar para ver la película, pero, mientras, los residentes en Buenos Aires y alrededores podrán seguir visitando esos peculiares centros de venta de múltiples productos, armados en su mayoría por los bolivianos que viven en la nación vecina.  
Seguramente hay  bolishoppings  legales y otros no  tanto, pero es un hecho que se han convertido en un lugar de atracción indudable, tanto por sus bajos precios, como por la enorme oferta de mercancía "trucha” al alcance de todos.

Agustín Saavedra Weise es economista, politólogo y fue canciller.
www.agustinsaavedraweise.com
 
Los    bolishoppings  se expandieron y en algunos casos se han transformado en grandes centros comerciales populares

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias