Regularización de extranjeros

lunes, 25 de noviembre de 2013 · 20:25
El Gobierno ha tomado una medida positiva en días recientes sobre la situación de los extranjeros que no tienen papeles para residir legalmente en el país. El presidente Evo Morales y su gabinete han firmado un decreto supremo que les da seis meses de plazo para regularizar su situación mediante un procedimiento que ha sido dado a conocer hace poco.
Los extranjeros sin papeles deben presentar 10 documentos, además de pagar 980 bolivianos los menores de 16 años y 2.000 los mayores de esa edad como derecho para realizar el trámite. Luego se exigirá un pago adicional de 450 bolivianos por cada cédula de extranjero emitida.
Primero se debe decir que varios de los 10 requisitos son innecesarios, ojalá se hubieran establecido menos exigencias; lo mismo respecto del pago, los montos que se exigen son muy altos, especialmente para familias numerosas, que podrían pagar hasta 10.000 bolivianos para lograr su regularización en el país.
Con todo, ésta es una decisión que se debe aplaudir. Los extranjeros en Bolivia representan uno de los sectores más proclives a recibir presiones, sufrir exacciones y ser chantajeados por las autoridades policiales, de migración y otras. Sus derechos no son respetados y por eso son un grupo vulnerable. No sólo ocurre ello en Bolivia, sino en muchos países del mundo, especialmente en los más desarrollados.
Por eso, la disposición de aprobar un sistema de regularización que, aunque engorroso, se puede cumplir es algo que debe ser destacado. Todas las personas deben poder hacer prevalecer sus derechos, entre ellas obviamente los extranjeros. Su aporte al desarrollo de Bolivia es, además, evidente. Los migrantes trabajan generalmente con más ahínco que los locales porque su psicología, al haber abandonado sus países de origen, es de triunfar para evitar un regreso a los lugares de los que partieron, que sería visto como un "fracaso”.
Éste es un triunfo de grupos que luchan en Bolivia por los derechos de los extranjeros, además de organismos internacionales que trabajan en este tema. También saldrán favorecidos por esta decisión los bolivianos que viven sin papeles en el exterior, porque los países que los acogen verán en Bolivia una decisión en el camino correcto.
Medidas administrativas simples como la mencionada aquí, con criterios y requisitos claros, pueden cambiar la vida de miles de personas (6.000 extranjeros sin papeles, según estimaciones) que residen en el país y, sobre todo, crear un precedente para evitar que se cometan injusticias y se violen sus derechos.

 

Los extranjeros en Bolivia representan uno de los sectores más proclives a recibir presiones, sufrir exacciones, abusos e incluso ser chantajeados.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias