Éxitos y tareas de educación vial

Editorial
martes, 26 de noviembre de 2013 · 20:28
La loable y creativa acción de las cebras en la ciudad de La Paz  constituye uno de los más grandes pasos en educación vial que se han dado en el país. La iniciativa -que ya es un patrimonio de esta urbe- ha cumplido 12 años y hoy el 80% de los ciudadanos identifica un paso de cebra y -con algunas excepciones-sabe que debe respetarlo. Por ello, no es casual que este programa haya sido emulado en otras ciudades como El Alto y municipios de todo el país.
Junto con ello, han surgido otras medidas para encauzar los indómitos hábitos de los ciudadanos y ciudadanas de la sede de Gobierno en cuanto a educación vial, pero aunque han aportado mucho en tal sentido, un simple recorrido por las calles de la misma  permite ver cuánto hay aún por hacer: no se respetan semáforos; los vehículos aún estacionan donde les resulta más cómodo sin respetar señales de prohibiciones; las costumbres de los choferes -tanto del transporte público como privado- son las mismas de la ley de la selva (se impone el más fuerte o el más abusivo) y los peatones son absolutamente indisciplinados, y aplican la misma medida: no respetar norma alguna.
 Uno de los ejemplos más latentes en este sentido es el uso de las pasarelas. Instituidas hace muchos más años que las cebras para facilitar el paso de las personas de un lado a otro de las calles y avenidas que tienen mayor circulación, las pasarelas no han conseguido ser respetadas y usadas como corresponde.
Aunque se las ha colocado en casi todos los puntos estratégicos de la ciudad, es fácil ver que -justamente allí donde están ubicadas- las personas arriesgan su vida de la forma más temeraria, cruzando por debajo de ellas. No son pocos los casos de accidentes -incluso mortales- debajo de los mencionados puentes peatonales.
Por ello, hace algunos días, efectivos de la Policía Boliviana se movilizaron -especialmente en la zona Sur- para concienciar a los ciudadanos sobre el uso de las mismas como una medida de protección a su integridad personal. El resultado fue interesante, pues muchas personas evitaron los cruces intempestivos en las avenidas, esquivando peligrosamente los vehículos, para admitir que subir a una pasarela "no había sido tan grave”.

Una ciudad como La Paz, cuyo parque automotor ha crecido casi el triple en cinco años, y cuya población urbana no deja de aumentar, debe contar con programas de educación vial y ciudadana que al menos atenúen los problemas de transporte y vialidad de las personas. Eso está en manos de las instituciones y autoridades, pero en cada ciudadano está el cuestionar sus hábitos por el bien común.

Una ciudad como La Paz, cuyo parque automotor ha crecido casi el triple en cinco años, necesita impulsar diversos programas de educación vial.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias