Positivo preacuerdo entre EEUU e Irán

Editorial
jueves, 28 de noviembre de 2013 · 22:03
Es altamente positivo el acuerdo logrado entre Irán y el Grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, es decir EEUU, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña más Alemania) sobre la producción nuclear iraní.
Mediante el acuerdo, que tiene una duración de seis meses mientras se intenta firmar uno definitivo, Irán se compromete a suspender el enriquecimiento de uranio por encima del 5% (que es apto para generar energía pero no para desarrollar armas nucleares), neutralizar su almacén de uranio enriquecido cerca del 20% y diluirlo hasta por debajo del 5%, según el documento dado a conocer por las NNUU.
Irán se compromete también a no instalar centrifugadoras adicionales de ningún tipo  y a desactivar la mitad de las centrifugadoras instaladas en la central nuclear de Natanz, además de tres cuartas partes de las centrifugadoras instaladas en la central nuclear de Fordow, entre otros asuntos.
Las potencias occidentales se comprometen, por su parte, a suspender las sanciones económicas contra la nación persa durante los seis meses de este acuerdo temporal.
Analistas internacionales creen que Irán aceptó el acuerdo porque las sanciones que sufre desde hace años han afectado negativamente su industria petrolera y de derivados petroquímicos, además de al sector automovilístico, y creado condiciones para protestas y molestia de su población.
Por su parte, EEUU ha terminado aceptando estas condiciones porque considera que cualquier camino pacífico es mejor que la probable inestabilidad en Oriente  Medio, ya sea mediante más sanciones económicas o un posible (y horroroso) ataque militar.
El presidente estadounidense, Barack Obama, sufre fuerte resistencia del opositor Partido Republicano e incluso de muchos senadores de su propio partido. También han sido muy fuertes las reacciones de  Israel y de Arabia Saudita, los dos principales aliados de EEUU en la región, ninguno de los cuales desea la normalización de las relaciones con Irán.

El acuerdo, sin embargo, aleja la posibilidad de una impensable guerra, deja solamente a Siria como un foco de mayor inseguridad en la región y permite encarar otros problemas serios, como la inestabilidad en Egipto o la demanda de un Estado palestino. Tanto Obama como el líder iraní Rohani han demostrado con esta acción madurez y altura de miras, porque ambos enfrentan a escenarios internos altamente complejos. Los dos deberán convencer a sus conciudadanos de que el camino de la paz es siempre más útil que el de la guerra.

Analistas  creen que Irán aceptó el acuerdo porque las sanciones que sufre desde hace años han afectado negativamente a su economía.


 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias