Los sobreprecios otra vez en debate

Editorial
sábado, 02 de noviembre de 2013 · 19:23

Fue una semana de  aclaraciones sobre expresiones de los primeros mandatarios del país. Primero, el embajador de Francia precisó una declaración del presidente Morales, que había señalado  "trabajamos de manera reservada, diría, pero no hay nada que ocultar, con Argentina, con Francia, para sentar las bases en la llamada energía nuclear atómica con fines pacíficos”.
El embajador de Francia comentó: "Que la cosa sea clara para los televidentes y radioescuchas, no hay ningún proyecto nuclear en el sentido de la preparación de no sé qué contrato. Hay una disponibilidad para reflexionar con las autoridades. Lo que sí sabemos es que son temas de largo alcance”, afirmó el diplomático, según la agencia ANF.
Luego fue el turno de Álvaro García Linera. Para responder a las acusaciones de sobreprecios en obras estatales lanzadas por Samuel Doria Medina, el Vicepresidente señaló que la empresa italiana Leitner "ha hecho una oferta a Bolivia para construir el teleférico, la tengo aquí a la mano,  para hacer el mismo teleférico con las tres líneas roja, amarilla y verde, y la propuesta de Leitner incluye solamente aranceles, (pero) no incorpora impuestos, expropiaciones, supervisión, control”. La empresa europea reaccionó ante esa declaración y desmintió a García Linera  (también lo hizo el Embajador de Francia en entrevista a Página Siete) en una carta enviada al Ministerio de Transportes: "La oferta presentada por la empresa Leitner Ropeways fue entregada a su ministerio, una vez (que) nos enteramos de la contratación realizada a una empresa competidora nuestra (Doppelmayr)  sin un proceso de licitación; por eso no podemos aceptar que nuestra oferta fue sometida a un proceso de selección de ningún orden, que dio como resultado (la elección) de nuestro competidor como la mejor alternativa para la construcción del sistema, tal y como se pretende mencionar en las notas de prensa últimamente publicadas”.
El Gobierno  sabe perfectamente que esta contratación causa susceptibilidades. La Asamblea Legislativa aprobó el año pasado, sin mayor debate, una ley que autorizó al Gobierno a contratar a Doppelmayr de manera directa, por un monto de 234 millones de dólares para la construcción de la obra. Leitner, posteriormente según aclara en su carta, presentó otra propuesta, equivalente a 38 millones de dólares menos.
Como no se hizo una licitación (el Gobierno adjudica el proyecto por el mecanismo de contratación directa), nunca sabremos si el precio de Leitner es creíble o no (al haber entregado su oferta cuando ya no tenía chances, no tenía nada qué perder). Con todo, las dudas sobrevuelan en éste y otros contratos porque el Gobierno utiliza el camino que evita las licitaciones. En algunos casos utiliza la contratación directa con varios proponentes pero en otros incluso va más lejos, como en el caso del teleférico, en el que negoció sólo con una empresa.
 Página Siete comparó el año pasado los precios, características y tipo de servicio de los teleféricos de Medellín y La Paz, y llegó a la conclusión de que este último cuesta unos 120 millones de dólares menos (el opositor Doria Medina hizo una comparación similar hace menos de un mes).
Es verdad que los procesos de licitación son más engorrosos y le quitan al Estado eficiencia. Pero también le otorgan más transparencia a sus acciones. La actual gestión compra aviones, contrata plantas de urea, otorga contratos viales y manda a construir teleféricos sin ingresar en procesos de licitación apropiadamente publicitados y fiscalizados.
En el caso del teleférico, la motivación  de las autoridades podría ser terminarlo antes de las elecciones de octubre de 2014.
Es frecuente hacer obras a cambio de votos, así funciona una gran parte de la democracia. Lo negativo es hacerlo sin evidenciar transparencia,  contra el tiempo, con el único interés de mostrar superioridad sobre los otros rivales. Además, los sobreprecios, si los hubiera, son delitos que no prescriben, según la Ley Marcelo Quiroga.

La empresa Leitner reaccionó ante una declaración del vicepresidente García Linera y lo desmintió en una carta enviada al Ministerio de Transportes


Es verdad que los procesos de licitación son más engorrosos y le quitan al Estado eficiencia. Pero también le otorgan más transparencia a sus acciones.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias