Recomendaciones de Naciones Unidas

Editorial
jueves, 07 de noviembre de 2013 · 21:35
Una de las heridas que tiene la sociedad boliviana es la provocada por los permanentes linchamientos. Se estima que Bolivia es el segundo país con más de estos ajusticiamientos extrajudiciales después de Guatemala. Hace pocos días hablábamos en este espacio de la tradición de Fuenteovejuna, la antigua obra que cuenta la matanza, por parte de todo un pueblo, de su autoridad local. Tras esa publicación se ha producido un nuevo hecho de esas características, esta vez en Sorata. ¡Uno más! La Comisión de Derechos Humanos de las NNUU se ha pronunciado sobre este tema y ha pedido algo que es lógico y que ayudaría a reducir esta práctica bárbara: el enjuiciamiento de los instigadores. Muchas veces no pueden ser identificados pero en otras sí, incluso con la ayuda de cámaras de televisión que filman los sucesos. También se solicitó entregar reparaciones económicas a las familias de las víctimas.
Pero la comisión de la ONU ha hecho notar también otros dos temas serios: uno, la prevalencia de torturas en Bolivia, en plena democracia. Estos vejámenes se producen, dice la entidad, en dependencias policiales y en las cárceles, en ocasiones cometidos por guardias y policías y en otras por los propios reos. Es una situación espantosa que debería, de alguna manera, enfrentarse. Ha quedado, por ejemplo, sin ninguna sanción la muerte ocasionada por torturas de Olorio, un supuesto delincuente que murió en celdas policiales.
Junto con ello la comisión recordó el caso Porvenir, en el que murieron, en situaciones todavía no aclaradas, 11 campesinos y dos funcionarios prefecturales. Debido a ello existen innumerables acusados, incluido el exprefecto de Pando Leopoldo Fernández, que guardan detención por cinco años, sin que el proceso esté cerca de terminar.
La retardación de justicia no se enfrenta en Bolivia de manera estructural, integral, sino con parches: cada cierto tiempo se recurre a indultos presidenciales para subsanar el mal trabajo de jueces y fiscales.

Bolivia hace noticia internacional por buenas razones (crecimiento, estabilidad) y también por malas, como las anotadas aquí. La justicia o, mejor, la falta de ella, está convirtiéndose en uno de los desafíos más importantes para el Ejecutivo, que mantiene a una ministra del sector demasiado pasiva, que no atiende ninguno de los temas relatados en este artículo. Los procesos electorales suelen ser espacios de promesas, de debates y ofertas. Esperemos que los candidatos presidenciales  intenten, de alguna manera, que se deje la indolencia al respecto y se empiece a trabajar más fuertemente.

La retardación de justicia no se enfrenta en Bolivia de manera estructural, integral, sino con parches. Es preciso tomar acciones decididas al respecto.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias