Hablando de energía

Rusia, gran potencia, está retornando

Carlos Miranda Pacheco
jueves, 7 de noviembre de 2013 · 21:40
La Federación Rusa empieza a llenar el vacío político y económico que dejó la URSS. Vladimir Vladimirovich Putin, un ex-007 soviético montando un brioso corcel energético (gas y petróleo), está guiando el retorno de Rusia al protagonismo internacional.
Nació en 1952 en San Petersburgo. Graduado como abogado, fue contratado y entrenado por la KGB, Agencia de Espionaje Soviético. Estando en su primera misión en Alemania en 1989, con la caída del Muro de Berlín, sufrió el desengaño y la vergüenza del fracaso del modelo comunista ruso.
Retornó a San Petersburgo y al poco tiempo inició su vida política acompañando a Yeltsin.  Ascendió rápidamente en esas filas. Elegido presidente de la Federación Rusa de 2002 a 2004; nuevamente presidente de 2004 a 2008. Primer ministro 2008-2012 y ahora Presidente hasta 2018. Por su accionar como gobernante,  se ve claramente que ha escogido la energía como el vehículo de retorno de Rusia a la primera plana mundial.
Para realizar esa monumental obra, escogió a Gazprom como la única empresa  exportadora de gas de la Federación Rusa, convirtiéndola en la compañía gasífera más grande del mundo.
El objetivo económico político de la Rusia de Putin sólo puede lograrse con gasoductos de exportación. Asemeja una gran operación militar para primero "capturar” Europa. Con este fin, después de problemas de tránsito  con Ucrania, ha construido dos gigantescos gasoductos que atraviesan el Báltico, conectando Rusia con Alemania.  Este sistema llamado la Corriente del Norte (North Stream) tiene una capacidad de 150 MMm3/d que están en operación.
También para evitar el tránsito por Ucrania, Gazprom ha construido un gasoducto de Rusia a Turquía, llamado Blue Stream, atravesando el Mar Negro con 44 MMm3/d de capacidad que debería conectar con el llamado South Stream.
El South Stream es otro gran gasoducto que cierra el círculo de gas ruso en Europa. Tiene  85 MMm3/d de capacidad (tres veces nuestro gasoducto al Brasil). Sale de Rusia, atraviesa el Mar Negro para llegar a Bulgaria, donde se divide en un ramal al norte que sigue por Serbia- Hungría-Austria y conecta con la red de la Comunidad Europea. El ramal Sur atraviesa Grecia, cruza el Adriático para llegar a Italia, donde también se une a la red europea.
El South Stream es una inversión de más de 30.000 millones de dólares. Atraviesa los Balcanes con gas ruso. Estas características provocaron una competencia -apadrinada por EEUU- con el gasoducto Nabuco, con trazomilian y con gas de Turkmenistan. Hubo una guerra sorda que la ganó la Rusia de Putin. Era de esperarse. Hubiera sido demasiado atrevimiento que gas de una exrepública de la extinta URSS compita con un proyecto de la actual Federación. EEUU es duro de entendimiento. Cuando Obama realizó su viaje a Europa, citó en Turquía a representantes de los países de tránsito del Nabuco. Nadie se hizo presente. Antes que la revista Forbes, esos países mostraron que más temían al enojo de Putin que al de Obama. El Nabuco ha sido abandonado y el South Stream está en construcción.
Después de la "guerra de los Balcanes” y "capturada Europa” por Rusia, se presentó el conflicto sirio. Oportunidad que fue aprovechada por Putin para impedir con gran éxito la incursión armada norteamericana. Tomó 12 años de intensa labor energética para el retorno ruso al escenario mundial. Putin no se equivocó en 2000 el elegir el vehículo de retorno.
Pero gas a Europa no es el límite para la ambición rusa de volver a la primera fila en política internacional. Hace dos semanas Putin inauguró obras de plantas de gas en la isla Sakalin y gasoducto a Rusia continental para poder llevar gas a las Coreas y Japón. Al igual que la Rusia ideológica, la Rusia energética está tomando caracteres globales. Tiene celebrado contratos con Nigeria para llevar gas nigeriano al norte de África hasta el Mediterráneo.
En Bolivia no hay una sola compañía norteamericana en el sector energético. En cambio Gazprom, asociada con Total, está explorando el bloque Azero y la petrolera rusa Rosneft está evaluando su visita a nuestro país.

Carlos Miranda es ingeniero
y analista energético.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias