Ley municipal de subalcaldías

Editorial
martes, 10 de diciembre de 2013 · 21:12
La mayoría que tiene la oposición en el Concejo Municipal de La Paz, gracias a la alianza entre el MAS y el concejal de UN Omar Rocha, le permitió aprobar una ley municipal que ordena que los nueve distritos en los que está dividida la ciudad elijan, por voto directo, a subalcaldes, que tendrán autonomía para usar recursos y tendrán que rendir cuentas ante sus propios "concejos submunicipales”.
Como el alcalde ha anunciado que no sancionará la norma, Rocha ha advertido de que, siguiendo las atribuciones que emanan de la ley, el Concejo Municipal lo hará esta semana.
Obviamente, la iniciativa tiene el objetivo de restar recursos y atribuciones al alcalde Luis Revilla, que espera reelegirse en los comicios de 2015 (cuando también se votaría por los subalcaldes).
La iniciativa es, por eso, demagógica, sólo realizada con el corto horizonte de afectar a un alcalde rival. Además de ello, es irresponsable porque generaría un caos muy difícil de resolver para la administración de la ciudad. Nadie entendería nada con este plan del concejal Rocha y del resto de los concejales opositores.
Además, como lo ha señalado la viceministra de Autonomías, Gisela López, la norma aprobada es inconstitucional porque la Constitución no incluye esta figura y, al mismo tiempo, no está previsto cómo se resolvería la invasión de competencias que generaría este nuevo nivel de gobierno.
La Carta Magna establece tres estratos gubernamentales (el nacional, el departamental y el municipal), pero no prevé un cuarto, el "submunicipal”.
Lo que parecen no entender ni Rocha ni el concejal masista Jorge Silva, que fue uno de los que impulsaron la iniciativa, es que si se busca desestabilizar la probable futura gestión de Revilla se genera también el riesgo de hacer inviable a otros futuros alcaldes, que podrían provenir de sus filas. Tampoco ven el grave perjuicio que implica su acción para La Paz en términos de ingobernabilidad, fraccionamiento, tensiones sociales, mala gestión,  etcétera.
Tampoco parecen reflexionar sobre las perniciosas implicancias que tendría su idea si es que otros municipios deciden seguirla. La gobernabilidad municipal, de por sí complicada, se vería totalmente socavada, creándose "feudos internos” dentro de las ciudades.

En estas circunstancias vuelve a ser necesario que el alcalde Revilla recomponga la alianza que mantuvo con Rocha desde el inicio de su gestión. Haber perdido al denominado "concejal de oro” (porque inclina la balanza a uno de los dos lados, el MAS o el MSM), por cuestiones secundarias, no es algo de lo que la gestión municipal deba vanagloriarse.

Obviamente, la iniciativa tiene el objetivo de restar recursos y atribuciones al alcalde Luis Revilla, quien espera reelegirse en los comicios de 2015.

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias