Continuidades y rupturas

Los partidos y sus colectivos

María Teresa Zegada
miércoles, 11 de diciembre de 2013 · 20:51
Es curioso observar cómo se ha intensificado una tendencia en los partidos actuales  a extenderse mediante  alianzas o apoyos de colectivos sociales.
Parecería que el modelo de partido, fuertemente anclado en un núcleo de dirigentes que controla, dirige y motiva la expansión partidaria –de "penetración territorial” diría un conocido autor de la ciencia política- ha sido  sustituido por un modelo de "difusión territorial”; es decir, por aquel en que grupos preconstituidos o élites locales dispersas se adhieren a opciones políticas existentes.
Existe, en el fondo, la búsqueda de nuevos formatos partidarios más adecuados a los cambios que se han producido en el campo político boliviano, pues la política ha dejado de ser una actividad  exclusiva de ciertas élites partidarias o acuerdos entre partidos.
Las aperturas se ensayaron en el pasado mediante personalidades o sectores que se aproximaban sin ser necesariamente orgánicos, como los "independientes de Goni” o "la nueva mayoría del MIR”.
De alguna manera el modelo del Movimiento Al Socialismo (MAS), como un partido armado sobre organizaciones sociales y con base en acuerdos o pactos con sectores, ha abierto derroteros distintos al formato organizativo clásico, aunque conlleva aspectos positivos y negativos.
Entre los primeros una  mayor participación, la expectativa de relaciones más horizontales, o una representatividad más amplia; entre los segundos, grandes tensiones entre intereses sectoriales o corporativos por la distribución de recursos, la sustitución de matrices ideológicas por pragmatismo en el acceso al poder, o comportamientos trasladados del ámbito sindical al campo político.
Es curioso constatar que los actuales partidos opositores dicen representar a la "ciudadanía”; es decir, a todos y a nadie a la vez, y  han comenzado a generar acuerdos con colectivos sociales.
Los datos sobre la cantidad de organizaciones que  rodean a los partidos es notable. De acuerdo a una nota de prensa, el MSM tiene 20 aliados,  los Demócratas nucleados en torno a Verdes cuenta con 13 y el Frente Amplio, cuyo centro es Unidad Nacional, tiene 11 aliados.  
Pero hay la necesidad de separar la paja del trigo, porque en la lista de organizaciones articuladas a los tres frentes mencionados existen desde sectores corporativos, como gremiales, campesinos, profesionales, hasta partidos o agrupaciones con reconocimiento en el organismo electoral, como Consenso Popular, Martin Uchu, Primero el Beni, Movimiento Originario Popular (MOP) y otros, pasando por una serie de curiosas autonominaciones de ciudadanos, cuyo origen, visión y tamaño se desconocen, como Despierta Cochabamba, Ciudadanos Libres, Jóvenes sin Fronteras, Colectivo Unidad Democrática y muchos otros.
El MAS continúa en su lógica inicial  rehaciendo alianzas corporativas con sectores que había perdido o no había terminado de conquistar, como la clase obrera.
En todo caso el efecto mediático es impactante. Cuando se habla de conglomerados o sumatoria de fuerzas sociales aparentan gran capacidad de convocatoria.
El asunto es preguntarse sobre la calidad de dicho vínculo: ¿aliados circunstanciales? ¿Orgánicos?  ¿Subordinados? Y sobre sus objetivos: ¿programáticos e ideológicos? ¿Económicos? ¿Electoralistas? ¿Instrumentales y pragmáticos?
Sin duda los partidos necesitan romper sus fronteras ahora más que nunca para rehacer los vínculos con la sociedad, pero por las razones y con los aliados correctos.

María Teresa Zegada es socióloga.

Los partidos     necesitan romper sus fronteras ahora más que nunca para rehacer los vínculos con la sociedad, pero por las razones y con los aliados correctos.

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias