Editorial

Las relaciones con las ONG

domingo, 15 de diciembre de 2013 · 20:59
Hace algún tiempo que el Gobierno viene anunciando su decisión  de diseñar los lineamientos de una ley que regule el funcionamiento de las organizaciones no gubernamentales (ONG). Recientemente, en la Cancillería, se reunieron representantes del Órgano Ejecutivo y de estas entidades. En la oportunidad, el vicecanciller,  Juan Carlos Alurralde, a tiempo de resaltar la discusión conjunta del diseño de la nueva norma, consideró que las ONG deben enriquecer la agenda 2025, proyecto que perfila el Gobierno con varios sectores. "La agenda 2025 plantea metas y desafíos y se constituye en el horizonte de lineamientos en la que todos tenemos que trabajar, y para ello consideramos que es importante redefinir nuestro relacionamiento con las ONG”, dijo
Los representantes de la Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales Internacionales sólo adelantaron que estaba en la mesa la discusión de una nueva forma de relacionamiento con el Órgano Ejecutivo, pero que sólo se trataba de acercamientos, no de acuerdos.
Con todo, algunas señales muestran una clara tensión en este ámbito y no necesariamente de diálogo, sino de posiciones que pueden resultar difíciles a la hora de avanzar en este proceso 
Por ejemplo, la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro,  informó que la cartera a su cargo trabaja en la elaboración de un proyecto de ley para regular las funciones de las organizaciones no gubernamentales (ONG) y transparentar sus operaciones en el país. Explicó que existen algunas ONG que "engañan” a los municipios rurales (...) "ofrecen construir escuelas pero piden 10% de los recursos por adelantado, y el resto supuestamente será financiado por la ONG”; sin embargo, cuando consiguen el adelanto, la organización desaparece con el dinero. "No tenemos un marco normativo, y es importante tener un registro de estas organizaciones. Es fundamental que tengamos una ley que establezca un procedimiento para las ONG nacionales e internacionales  y que se adecúen a las normas”, afirmó.
A ello se añade que el presidente Evo Morales amenazó hace unos días con expulsar del país a aquellas ONG que conspiren contra su gobierno, como lo hizo, según sus palabras, la cooperación estadounidense. "Quiero que sepan, si hay algunas ONG, ya nos estamos informando, si alguien está conspirando (...) vamos a tener que cerrar y expulsar a esas ONG”.
A ello respondieron algunas de estas entidades, con la demanda de  respeto a su trabajo y pruebas de la supuesta conspiración; asimismo aclararon que buena parte de ellas, históricamente, apoyó  a los movimientos sociales, las organizaciones indígenas y los derechos humanos.
Como con cualquier rubro, es deseable que las opiniones que se viertan sean más cuidadosas, especialmente si provienen del Primer Mandatario. Al menos 2.175 ONG operan en Bolivia, de las cuales alrededor de 144 son extranjeras y apenas una veintena son de origen o financiamiento norteamericano; es más, muchas de ellas, forman parte de sistemas de organizaciones (como Naciones Unidas, por ejemplo) que tienen un aporte importante en el desarrollo, no sólo en el país sino en el mundo. El aporte de las ONG al desarrollo y tratamiento de temas  como los derechos de los niños y niñas, los derechos de las mujeres, el medio ambiente, desarrollo productivo y seguridad alimentaria  es indiscutible.  Es posible que dentro de ellas existan algunas que tienen incidencia en algún ámbito de la política, pero es bien sabido que gran parte de ellas realiza ayuda humanitaria o de transferencia de capacidades que el país, a pesar de su buen momento económico, aún no está en condiciones de rechazar.
Ojalá que éste no sea más que un mal episodio y que el propósito de que los recursos de  la cooperación internacional sea priorizado por autoridades nacionales y no impuesto desde afuera, no se diluya en una pugna de acusaciones de conspiración difíciles de fundamentar y que sólo logran indisponer un trabajo que aún puede ser beneficioso para la ciudadanía boliviana.

 

El aporte de las ONG al desarrollo y tratamiento de temas  como los derechos humanos,  el medio ambiente y desarrollo productivo  es indiscutible.

A pesar de su buen momento económico, aún no está en condiciones de rechazar el aporte de las ONG en transferencia de capacidades y otros rubros

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias