La crisis de COTEL es insostenible

Editorial
lunes, 16 de diciembre de 2013 · 20:55
La crisis  por la que atraviesa la Cooperativa de Teléfonos de La Paz (COTEL) se vio dramáticamente reflejada el domingo, cuando solamente el 8% de los habilitados asistió a sufragar para elegir a sus máximas autoridades. El Tribunal Electoral de La Paz, que administró los comicios, informó que de los 87.000 socios de la cooperativa, únicamente votaron 6.650. Con esa magra participación, y debido a la dispersión del voto ocasionada por la multiplicidad de candidaturas, Fabián Guillén ganó con 719 votos la presidencia del Consejo de Administración y Luis Bazoberry obtuvo la presidencia del Consejo de Vigilancia gracias a haber obtenido 833 sufragios. Son cifras realmente irrelevantes.
COTEL sufre una crisis, como decimos, desde hace años. Su sistema de administración ha sido siempre poco transparente, con decenas de acusaciones de corrupción, negligencia y poca eficiencia. La cooperativa telefónica, pese a estar en la zona metropolitana más numerosa del país (La Paz y El Alto), sufre una antigua "quiebra crónica”, muy distinta a la buena salud financiera de otras entidades similares, por ejemplo la de la cooperativa cruceña.
Una cooperativa puede ser una adecuada manera de organización empresarial. Aunque no exclusivamente, una cooperativa es especialmente útil en casos de alianzas de pequeños productores, por ejemplo. Pero para una compañía telefónica, en la que los dueños de las líneas son considerados "socios”, cuando no lo son, y que además tiene casi 90.000 de ellos, el modelo de "cooperativa” es el más ineficiente que se puede elegir. El Gobierno ha intervenido la cooperativa hace años, hoy la responsable es una prestigiosa y honesta profesional, Nila Heredia, pero la situación de COTEL, al sufrir un problema estructural, no se resolverá.
Normalmente, para superar una situación como ésta, COTEL debería ser privatizada y por tanto traspasada a alguna empresa que luego dé cuenta de sus acciones, a diferencia de lo que ocurre hoy. Pero como el Gobierno jamás daría ese paso, la otra alternativa es que sea nacionalizada. Aunque las empresas estatales no siempre funcionan bien (en realidad, casi siempre funcionan mal), existen excepciones y, ante una situación de extrema dificultad, la presencia estatal podría ser adecuada. Como se sabe, el uso de las tecnologías de la comunicación es un factor clave para el desarrollo. Bolivia tiene, por ejemplo, los sistemas de internet más caros y más ineficientes del continente. Ello no es una casualidad, se debe a que las autoridades, desde hace años, no toman las decisiones adecuadas para corregir esos problemas.

Para superar una crisis como ésta, COTEL debería ser privatizada y por tanto traspasada a alguna empresa que luego dé cuenta de sus acciones.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias