Desconcentración municipal

Jorge Silva Trujillo
lunes, 16 de diciembre de 2013 · 20:57
Bolivia, desde hace más de dos décadas, viene atravesando un proceso de desconcentración administrativa económica y política, cuya consolidación de una larga lucha social se tradujo en la Constitución Política del Estado y la Ley Marco de Autonomías; es decir, hace tres años vivimos en un Estado autonómico, donde la implementación y el ejercicio de las competencias otorgadas a los diferentes gobiernos subnacionales es y será una lucha larga y difícil de aplicar.
Normas arrancadas a una clase política centralista, que tuvo que lidiar con actores sociales de entonces para dar lugar a una mayor participación ciudadana en la organización del Estado, como las leyes de participación popular, de descentralización administrativa,  orgánica de municipalidades y la  2028, constituyéndose en antesala de las autonomías departamentales, regionales, municipales e indígena originaria campesina, que ahora son los nuevos retos del país.
Pero no sólo se lograron conquistar leyes nacionales, también debemos considerar ordenanzas municipales (OM), como la 018/2005 de Desconcentración Municipal en Santa Cruz, en la cual se incorpora la delegación de funciones administrativas y ejecutivas hacia los 15 distritos municipales y también la elección de subalcaldes.
En La Paz la OM 69/2006, promulgada el 14/03/2006 por el entonces alcalde Juan Del Granado, en cuyo artículo segundo señala "Instruir al ejecutivo municipal la presentación, para consideración y consiguiente aprobación del H. Concejo Municipal, en un plazo no mayor a los noventa (90) días calendario computables a partir de la promulgación de la presente Ordenanza Municipal, del proyecto de ordenanza municipal para la elección de subalcaldes a través de voto universal, con la finalidad de llevar el proceso electoral durante la presente gestión 2006”.
Asimismo, la Ley Marco de Autonomías (art. 27) señala: "Los distritos municipales son espacios desconcentrados de administración, gestión, planificación, participación ciudadana y descentralización de servicios en función de sus dimensiones poblacionales y territoriales, en los que podrán establecerse subalcaldías, de acuerdo a la carta orgánica o la normativa municipal”. Este conjunto de disposiciones es  la base legal y, por lo tanto, constitucional para formular la desconcentración de la gestión municipal en el municipio de La Paz.
El objetivo de la propuesta es mayor participación ciudadana en el desarrollo del municipio, conformación de sus entidades públicas y la elección de las principales autoridades municipales, pero también la necesidad imperiosa de desconcentrar orgánicamente la Alcaldía paceña, a través de la desconcentración funcional reasignando atribuciones a los subalcaldes en el marco de las competencias exclusivas.
La atomización municipal actualmente ha generado 65% de construcciones fuera de norma, procesos de expropiación no concluidos de hace 25 años (como el Puente de las Américas, túnel Instituto Americano y otros), la no aprobación de planos, planimetrías, el no acceso a servicios básicos, inseguridad ciudadana, procesos administrativos inconclusos, meros trámites no atendidos, participación ciudadana en sólo 7% del total de los recursos, subalcaldes extraños a las realidades de los macrodistritos y muchas otras demandas que  se han convertido en clamor y calvario para los paceños.
En ese contexto, la bancada de concejales del Movimiento Al Socialismo (MAS), firme con su alianza con La Paz, aprobó el proyecto de ley de desconcentración municipal, respetando criterios contrarios al objeto que llenan de adjetivos (como siniestro, camuflaje, adefesio y descabellada) a la propuesta de elegir subalcaldes y desconcentrar responsabilidades administrativas en un municipio como La Paz, en el cual no sólo deberíamos elegir subalcaldes, sino que tendríamos que  estar debatiendo la metropolización como próximo paso a la desconcentración municipal.
Al igual que en el pasado, pese a su carácter altamente innovativo y de profundización democrática, existen voces de disonancia, pero tenemos la convicción de que la mayoría de los paceños acepte la reforma, la misma que será seguro incorporada a la Carta Orgánica.

Jorge Silva Trujillo es concejal municipal de La Paz por MAS-IPSP.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios

Otras Noticias