Otras palabras

Entre libros, iPad y compras navideñas

Fernanda Wanderley
miércoles, 18 de diciembre de 2013 · 20:36
La naturaleza es muy sabia. Esto de tener hijas, sobrinos o nietas es un regalo divino; nos obliga a sintonizar, muchas veces a marcha forzada, con los nuevos tiempos.
 Cuanto más diferencia de edad, más interesante y desafiadora se convierte la convivencia. La imperiosa necesidad de renovar vínculos entre seres queridos rejuvenece a unos y transporta a otros a tiempos perdidos. La mejor aventura que la vida nos puede regalar.
Los que vienen de tiempos perdidos, y me incluyo entre ellos, nos sentimos como equilibristas. No son pocas las innovaciones a las que tenemos que adaptarnos si no queremos quedar como viejas caducas. Al mismo tiempo, no es nada fácil encontrar formas seductoras de cultivar hábitos que parecen fuera de moda para las nuevas generaciones.
¿Cómo competir con las rápidas, frenéticas e interactivas noticias cibernéticas y transformar las lentas, calmas y solitarias noticias de los libros en una actividad seductora?  Tarea complicadísima.
El otro día salí con mi hija adolescente para comprar los regalos de Navidad. Toda una experiencia para mí y para ella. Antes de salir de casa negocié cómo sería el paseo. Regla número 1: hoy soy yo quien elige las tiendas que vamos a visitar y cuánto tiempo vamos a quedarnos en ellas;  regla número 2: el regalo deber estar hecho en Bolivia, sólo si no encontramos uno compraremos un regalo importado, con excepción de los libros.  
Con este trato cerrado entramos a la primera tienda. En menos de un minuto las críticas empezaron: "pero mami, todo aquí es horrible, con estilo de viejo, fuera de moda”. No me dejé vencer e insistí en que busquemos un objeto atractivo. Después de revisar todo llegamos a la conclusión de que ella tenía razón.
Al salir de la tienda le pregunté: "Pero, hija, ¿cómo es esto de que no te gustan las cosas antiguas si te encanta todo lo que es vintage?” (expresión que significa objetos antiguos de calidad). Entonces ella me respondió: "Esto es diferente: vintage es viejo-nuevo”, un concepto para mí hasta entonces no explorado.  
Para seguir examinando su sentido estético, y al mismo tiempo transmitirle el mío, entramos en otra tienda. Esta vez la crítica tampoco tardó mucho: "¿No veo qué puedes encontrar en esta tienda?”. Seguí impasible mirando los objetos y charlando con el vendedor sobre lo que estaba buscando, cuando mi hija adolescente se exasperó y me dijo: "¡no estoy entendiendo la lógica de estas compras!”.
Entonces le respondí: "Primero, estoy buscando objetos que sean bonitos, útiles o divertidos, y mejor si me sorprenden. Imaginemos las tiendas como galerías de arte o museos. Después de ver todo y disfrutar del paseo, haremos una lista de posibles regalos que están dentro de mi presupuesto y otro día volveremos para comprar”.
Ella se dejó llevar por esta nueva lógica, pero claro que en todo el paseo gasté mi dinero principalmente en cosas para ella: presillas, lápiz labial y otras chucherías. También entramos en tiendas sólo porque estaban llenas y se sentía el consumismo, o como ella lo puso: ¡como Navidad!
Tampoco paramos de negociar el uso de su iPad: ella que quería sacar fotos y enviar mensajes a sus amigos y yo que quería charlar e intercambiar comentarios con ella.
Al final yo cedí un poco y ella otro poco. Volvimos las dos felices porque compartimos un momento muy simpático, intercambiamos significados, experiencias y el placer de estar juntas. Las compras se convirtieron en mucho más que gastar plata. Una batalla vencida en una guerra todavía por vencer.
Ahora tengo una nueva misión: negociar el tiempo dedicado a los entretenidos juegos en que los mensajes no tardan más de seis segundos y el tiempo dedicado a las viejas costumbres, como la lectura, que requiere varias horas y días para enviar su recado.


Fernanda Wanderley es
socióloga e investigadora.

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias