Serotonina

UAP, por la senda de la innovación

Iván Arias Durán
domingo, 01 de diciembre de 2013 · 21:21

Hay cosas que a uno le levantan el ánimo y la esperanza, porque, a pesar de todo y sobre todo, en Bolivia hay gente dispuesta a hacer no sólo bien su trabajo, sino a innovar, a apostar por la diferencia  basada en la calidad.
Entre el  19 y 20 de noviembre tuve la oportunidad de ser testigo de cómo en la lejana Amazonia, allá donde muchos creen que el retraso es la norma, catedráticas (os) y  alumnos (as)  invierten su tiempo en romper el conformismo y la desidia con el objetivo de fortalecer el proceso enseñanza-aprendizaje.
En el II Encuentro de Docentes Innovadores Universidad Amazónica de Pando (UAP) compitieron 11 equipos de docentes y estudiantes, que  abordaron  temáticas referidas a los ámbitos pedagógico y disciplinar.
En esta competencia pedagógica de la UAP, a través de sus áreas académicas y unidades desconcentradas, me sorprendió escuchar y ver la creatividad que le ponen los catedráticos para romper las limitaciones de equipamiento, del bajo nivel académico y del desinterés en la formación superior.
"Los jóvenes que entran a la UAP -me decía una catedrática- vienen con un nivel de formación muy bajo.  La universidad hereda  las consecuencias del  pésimo sistema de formación primaria y secundaria que tenemos en el país”.
Esto lo corroboran  datos del Ministerio de Educación mediante   los principales resultados en situación de los procesos de aprendizaje (2011), en el que se establece que en cuanto a comprensión lectora sólo el 12% de los bachilleres alcanzó el nivel alto en comprensión; es decir: que lee y le gusta leer, que establece relación con el texto, identifica la estructura y construye un significado global y organiza la información recibida.
Sobre conocimiento de la realidad plurinacional, el 88% de los bachilleres  no conoce los acontecimientos más sobresalientes del reciente siglo y desconoce los hechos históricos vividos en el país.
En cuanto al razonamiento lógico matemático, apenas el 15% de los estudiantes aplican y manejan correctamente el razonamiento numérico y las transformaciones lógicas.
¿Qué hacer desde la universidad ante este deprimente panorama? Muchos centros de formación superior optan por hacerse los desentendidos y muy pocos apuestan   enfrentar con decisión esta falencia.
La UAP  fue creada mediante Decreto Supremo  20511 del 21 de septiembre de 1984 y sancionada mediante Ley de la Nación  653 del 18 de octubre de 1984. Sus actividades académicas comenzaron oficialmente el 3 de diciembre de 1993 y hoy ofrece licenciatura en Biología, Enfermería, Ingeniería Civil e Ingeniería en Tecnología de la Madera, Ingeniería Agroforestal, Derecho, con mención en derecho ambiental,  Construcción Civil, Ciencias de la Comunicación Social y Trabajo Social, Turismo Sostenible, Economía, Administración de Empresas.
A nivel de técnico superior cuenta con Contaduría Pública, Pesca y Acuicultura, Guardabosques  y Sistemas de Producción Agropecuaria, las últimas a nivel de técnico superior.
Esta novel universidad no sólo tiene instalaciones en la ciudad de Cobija, sino que también ofrece oportunidades de formación superior en sus unidades académicas de Puerto Rico y Las Piedras, en el área rural del departamento.
Al dialogar  con su rector,  Ludwing Arcienega,  y el vicerrector,  José Luis Segovia, me decían: "aquí no podemos cruzarnos de brazos y es nuestro desafío convertir a la UAP en un referente de calidad para la región amazónica. No podemos sólo quejarnos de la mala calidad de los bachilleres, tenemos que tomar medidas innovadoras para revertir esta deficiencia y en este marco se halla este encuentro de docentes innovadores”.
Recorrí los 11 stand en competencia y no me quedó más que admirar la creatividad que formadores y alumnos le ponen para enseñar y aprender con técnicas modernas e innovadoras en materias como derecho, idiomas, medicina, ingeniería forestal, trabajo social, al salir del aula y llevar al alumno a confrontarse con la realidad, buscando que el futuro profesional se involucre con su entorno, que aprenda haciendo, interactuando con la sociedad y  adaptando las TIC para el aprovechamiento académico.
Hubo tres ganadores y dos menciones honrosas, aunque para mí todas merecían un premio, porque esto es hacer patria, es sembrar futuro, es construir dignidad.
Aplausos por esta iniciativa  a la Dirección Académica y como dice el himno de la UAP, "que nada detenga tu paso forjadora de un mundo mejor, Universidad Amazónica de Pando, digno ejemplo de patria y valor”.
¡Gran manera de festejar el XXI Aniversario este 3 de diciembre!

Iván Arias Durán es ciudadano de la República de Bolivia

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias