La elección de Michelle Bachelet

Editorial
jueves, 19 de diciembre de 2013 · 21:23
La expresidenta chilena de izquierda moderada Michelle Bachelet ganó el domingo pasado la segunda vuelta de las elecciones en Chile; logró la más amplia mayoría desde la recuperación de la democracia en ese país, 24 puntos de ventaja sobre la candidata de derecha, en este caso Evelyn Matthei (62% contra 38%).
La dirigente del Partido Socialista asumirá su segundo mandato el 11 de marzo, ante la expectativa de la sociedad chilena que busca que importantes demandas puedan ser aplicadas en el país, como la introducción de la educación gratuita, el aumento de los impuestos a las grandes corporaciones e incluso la convocatoria a una Asamblea Constituyente.
Chile enfrenta también serios problemas de desigualdad social. De todos modos, nuestro vecino es uno de los países de mayor desarrollo de la región. Por ejemplo, su PIB per cápita por paridad del poder adquisitivo (PPA) es 4,2 veces superior al boliviano y el doble del peruano.
Como cada vez que hay un cambio de Gobierno en Chile, en Bolivia resurgen las esperanzas de que su histórica demanda marítima pueda ser escuchada y que las posibilidades de una eventual negociación sean más favorables. Efectivamente, durante el primer gobierno de Bachelet las conversaciones bilaterales fueron más prometedoras que las que se produjeron durante la administración del presidente saliente Sebastián Piñera, que prácticamente las congeló. La denominada "Agenda de 13 puntos” tuvo avances importantes durante la gestión de Bachelet, pero luego ambos países se vieron enfrascados en una pugna política de ribetes excesivos, que lo único que logró fue estresar las diferencias e impedir los pocos preacuerdos. Piñera, en ese tema, se encargó de alejarse de cualquier actitud razonable hacia nuestro país.
Es posible que el nuevo Gobierno retome una posición más sensata sobre Bolivia, pero tampoco se deben tener falsas expectativas. La derecha chilena, que abandonará el poder en marzo, controlará más del 40% del futuro Parlamento y con ello tendrá una gran capacidad de veto de cualquier iniciativa que tienda a descongelar las relaciones. Y esa derecha está muy afectada por los ataques que recibió de parte del Ejecutivo boliviano.
Finalmente, Bolivia ha presentado una demanda ante el Tribunal de La Haya que, si resulta en un fallo favorable, forzaría a Chile a negociar una salida soberana y útil al océano Pacífico.

Todas las esperanzas de la nación están puestas en esa iniciativa internacional que podría, de alguna manera, reparar el daño sufrido por Bolivia hace más de 130 años.

Es posible que el nuevo Gobierno chileno retome una posición  sensata en su relacionamiento con Bolivia, pero no se deben tener falsas expectativas.


 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias