La curva recta

Lo último en globalización

Agustín Echalar Ascarrunz
sábado, 21 de diciembre de 2013 · 18:59
 El satélite Túpac Katari ha sido, sin lugar a dudas, la noticia de la semana. Y es que el espectáculo ha sido de primer nivel y ha sacado lágrimas a propios y extraños.
Las grandilocuencias del Vicepresidente han sido un poco torpes, porque todos sabemos que comprar una torta no nos hace pasteleros, ni comprar un auto nos hace fabricantes automotores. Por eso, hablar de que pronto construiremos un satélite -digámoslo amablemente- le resta seriedad a un evento que, indudablemente, está creando grandes expectativas.
Si la propaganda oficial de que todo el territorio nacional estará conectado y podrá gozar de telefonía y de internet es verdad, sólo podemos alegrarnos y, considerando las actuales circunstancias, hasta se podría decir que se trata de un costo razonable esos 300 millones de dólares  para lograr la inclusión, precisamente, de la población más vulnerable por su alejamiento.
No deja de ser interesante que, finalmente, se encontrara un reemplazo más eficiente a las reducciones  indígenas de la época colonial. Y es que gracias a la tecnología de punta, aun los pueblos más alejados podrán ser evangelizados (aunque sea con el nuevo catecismo masista), como nunca antes se lo soñaron los misioneros de antaño.
El satélite significará el acceso a una ventana a la modernidad, como lo han significado en su momento la radio de transistores,  la televisión, el celular y ahora los más modernos sistemas de comunicación. 
Ahora bien, que eso entra en contradicción flagrante con la supuesta filosofía del proceso de cambio, y el que el canciller Choquehuanca esté produciendo una gran cantidad de bilis bíblica es algo que no debe ser ignorado. Y es que los masistas, aún  haciendo algo correcto, o precisamente por hacer algo correcto, han derribado una de las columnas de su rimbombante "proceso de cambio”. Con el satélite, más allá del amable nombre del sitiador de La Paz que se le ha puesto (que dicho sea de paso se parecía más a Surco que a Evo), el gobierno de Evo Morales le está dando un puntapié de los buenos a todo el discurso de volver a lo ancestral. Está diciendo a gritos que la modernidad es la que vale.
Es curioso que los nuevos tiempos de Evo se hayan presentado como los tiempos más occidentalizantes, más globalizantes de nuestra historia. Pienso en los supermercados de las principales ciudades, en los multicines, que en tiempos neoliberales apenas había de muestra, y que ahora se han multiplicado por doquier. Pienso en el acceso al automóvil, que una importante parte de familias campesinas no se podía imaginar que llegaría, y en la enorme cantidad de coches que llenan las ciudades, lo que las convierte en un permanente atolladero vehicular.
Bolivia está viviendo nuevos tiempos. En general a todo el mundo le va mejor, aunque no tan bien como a nuestros hermanos-vecinos, los peruanos.
El secreto de esta bonanza no tiene nada que ver con las políticas económicas de este Gobierno, sino con los precios de las materias primas. Incluso la renegociación de los contratos de la explotación de gas sólo fue posible gracias a ese factor.  La era el evo de Evo poco tiene que ver con quién más que su cabeza es su fachada.
Sólo podemos alegrarnos de un paso tan grande que va hacia la modernización;   ahora toca solucionar algunos asuntos menos rimbombantes que un cohete lanzado a la estratosfera.
 Ahora hay que hacerle entender al Presidente cuál es la verdadera función del defensor del Pueblo y explicarle la importancia del respeto a  los derechos humanos, sobre todo en la Policía y en las Fuerzas Armadas, y más en sus academias.  Esa empresa es mucho más barata, pero ¿tendremos éxito?

Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo.
Con el satélite,el gobierno de Evo Morales le está dando un puntapié de los buenos a todo el discurso de volver a lo ancestral.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias