¿A qué edad deben trabajar los niños?

lunes, 23 de diciembre de 2013 · 20:35
El Senado Nacional ha mostrado su predisposición a debatir con los niños y adolescentes trabajadores el artículo 126 del proyecto de ley del Código Niño, Niña y Adolescente, que determina como edad mínima para trabajar  los 14 años.
Los niños, niñas y trabajadores de todo el país, organizados en asociaciones como la Unatsbo (Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores) se mostraron contrarios a que se regule la edad mínima para trabajar, dijeron que esta disposición sólo contribuirá a hacer clandestino su trabajo y no así a que se respeten sus derechos; es más, la semana pasada un grupo de más de 50 niños, niñas y jóvenes organizó una marcha de protesta que pretendía llegar a plaza Murillo y que fue duramente reprimida por la Policía, lo que generó la indignación de organismos de defensa de los derechos humanos, la Iglesia Católica y la ciudadanía.
Con todo, éste es un conflicto que demuestra cuán naturalizadas están ciertas expresiones de vulneración de derechos y cuán  difícil es el trabajo de garantizar el respeto y cumplimiento de los mismos, a pesar de que se trate de poblaciones desprotegidas y que necesitan el apoyo del Estado, las instituciones y las leyes.
El proyecto de reformar el Código Niño, Niña y Adolescente tiene la intención justamente de crear medidas y condiciones para que mejore el cumplimiento y gozo de los derechos en esta población. En el caso específico del artículo que estipula una edad mínima para trabajar, hubo consenso en que el trabajo infantil no aumente la deserción escolar ni la práctica de las peores formas de trabajo (que incluye desde labores mal remuneradas o no pagadas; horarios de explotación; esfuerzos inadecuados e incluso expresiones de esclavitud). Además se propuso que exista un registro de niños y niñas trabajadores, como una forma de precautelar las condiciones en que realizan sus labores.
Sin embargo, como se vio, fueron los propios niños quienes, acostumbrados a ganarse su sustento, rechazaron la medida. Ellos, con razón, afirman que ayudan a la economía familiar y que de no poder trabajar incluso deberán dejar de estudiar.
Lo cierto es que así como muchos niños trabajan bajo la vigilancia y apoyo de sus padres, otros son sometidos a todo tipo de abusos y violaciones de sus derechos elementales. De manera que, ¿cómo ayudarlos sin coartarles a la vez un espacio que para ellos, en las limitaciones económicas en las que viven, es fundamental?

Buena pregunta para los legisladores, que tendrán que unir a sus buenas intenciones la realidad de los niños y niñas que se sienten "felices” de trabajar...

Así como muchos niños trabajan bajo la vigilancia  de sus padres, otros son sometidos a todo tipo de abusos y violaciones de sus derechos.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias