Agitando el avispero electoral

Paúl Antonio Coca Suárez Arana
domingo, 29 de diciembre de 2013 · 19:38

De manera excesivamente prematura, las organizaciones políticas ya se encuentran en plena campaña electoral con el fin de obtener buenos resultados electorales en las elecciones generales, que recién se llevarán a cabo el domingo 5 de octubre de 2014.
El que no corre, vuela, reza un adagio popular y es la aproximación exacta a lo que se está viviendo. Sólo falta que las organizaciones políticas salgan a las calles con todo para pedir el voto ciudadano.
Sean oficialistas, disidentes del Movimiento Al Socialismo (MAS), opositores o miembros de una "tercera opción”, todos están en un mismo carril electoral, aunque, claro, algunos con opciones reales de pelear por los espacios políticos y, el resto, son candidaturas de relleno que siempre están presentes en los eventos electorales.
Pero, ¿quién inició la campaña electoral de manera prematura? No fue la oposición política, sino el propio oficialismo, que agitó el avispero y la oposición se ve obligada a no perder pisada, electoralmente hablando.
El MAS, a diferencia de otros partidos, tiene preparado su binomio presidencial y, desde que ingresa al poder en 2006, se encuentra en constante propaganda política, culpando a los anteriores gobiernos de los desaciertos que llevaron a Bolivia al país que tenemos ahora.
Culpa a la "derecha” de ser golpista y se muestra perfecto, sin errores en la administración de gobierno.
Para convencer, el Gobierno posee un aparato comunicacional muy bien establecido, que muestra cada obra que inaugura el presidente Evo Morales, y si alguien disiente de este Gobierno es porque alguien le paga.
Recientemente, el oficialismo ha mostrado un lado "humano” cuando convocó a los miembros de la oposición a sumarse a sus fuerzas y dijo estar dispuesto a perdonar a los disidentes, pero, ¿por qué este actuar reciente del MAS? ¿Por qué iniciar la campaña de manera prematura de una manera mucho más frontal y directa?
Si bien es cierto que las diversas encuestas muestran que Evo Morales no llega al 40% de los votos (porcentaje mínimamente necesario para hacerse del poder), y que las mismas se realizan en el eje troncal de Bolivia, y no en todo el país o en las áreas rurales, sabemos que existen encuestas para mostrar al público y otras que no se publican porque son de manejo exclusivamente interno.
¿Acaso el MAS perderá sus dos tercios en el Órgano Legislativo? Es lo más probable, ya que el descontento con la gestión Morales es creciente y en el Gobierno se han visto obligados a realizar acciones, como el doble aguinaldo, bajo el criterio de que "situaciones extremas requieren medidas extremas”.
Y quiérase o no, dicho aguinaldo es una medida con impacto electoral, pero con efectos inflacionarios.
¿Miedo del MAS a una segunda vuelta electoral? Tal vez, si es que la oposición deja su miopía política y encarna un solo bloque opositor con opciones reales de pelear la misma Presidencia, ya que es más fácil pelear uno contra uno, que uno contra candidaturas dispersas y sin rumbo político o norte ideológico.
De igual manera, el discurso oficialista ya se está agotando y no puede ser renovado, ya que si, supuestamente, hicieron bien todo, ¿qué más les queda por hacer? Esa es otra de las interrogantes que surgen.

Paúl Antonio Coca Suárez
 Arana es abogado

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias