Doble aguinaldo en los gobiernos de Banzer y Evo Morales

Guido Espinoza Terán
jueves, 5 de diciembre de 2013 · 21:00
El 10 de julio de 1973, en plena dictadura militar, el Gobierno del general Hugo Banzer dictó el Decreto 10965 creando el aguinaldo de "Fiestas Patrias”, más comúnmente llamado "Bono Patriótico” a favor de los trabajadores públicos y privados como compensación a las medidas de estabilización monetaria (devaluación) dictada el 27 de octubre de 1972 que empobrecieron particularmente a los asalariados y jubilados.
El artículo 2  de este decreto decía que este aguinaldo se concederá una vez en cada periodo anual, que sería un monto equivalente a un sueldo, incluyendo los beneficios colaterales, con excepción de los subsidios.
Posteriormente, ante el reclamo de los jubilados, se amplió la medida con el Decreto 11028 del 17 de agosto de 1973 en favor del sector pasivo (jubilados y rentistas) dependiente de las cajas del seguro social y fondos de empleados en la cuantía de una renta o pensión jubilatoria mensual.
El general Hugo Banzer dio inicio, por primera vez en la historia de Bolivia, al pago de dos aguinaldos en 1973,  que después, pasados 40 años, el presidente Evo Morales, con el Decreto 1802 del 20 de noviembre del 2013, dictó, marginando de este beneficio a los jubilados y rentistas que, según su argumentación, no lo merecen por que no aportaron al crecimiento económico del país, que pasó el 4,5% del Producto Interno Bruto durante el 2013.
Quienes ahora somos jubilados,  en los años de 1970 éramos estudiantes universitarios o trabajadores activos que nos enfrentamos a la dictadura banzerista, sufriendo encarcelamientos, torturas, persecución e, incluso, la pérdida de empleo.
Luchamos hasta recuperar la democracia en 1978, que es el mayor patrimonio obtenido por nuestra generación en bien de todo el país, y del cual el Gobierno de Evo Morales es el beneficiario principal desde el año 2006.  Gracias a esa democracia consolidada a favor de todos los bolivianos ahora hay crecimiento económico y distribución de la riqueza. Gracias a los altos precios del gas y de los minerales de exportación ahora se financia el gasto público y la inversión social con mucha solvencia, pagando incluso el doble aguinaldo a los trabajadores activos y discriminando a los pasivos.
Gracias a los altos precios del gas y los megacampos petroleros, como Margarita y otros pozos, el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) cubre la inversión de miles de obras de desarrollo social en todo el país, además de pagar los bonos y rentas Dignidad, Juancito Pinto, Juana Azurduy de Padilla, Fondo Indígena y otros que provienen de estos recursos.
Estos megacampos petroleros que ahora financian el doble aguinaldo –reiteramos- fueron explorados, descubiertos y desarrollados en gobiernos pasados, porque ni una sola molécula de gas ha sido aportada por la administración actual desde el año 2006; por tanto, el crecimiento de más del 4,5% del PIB el 2013 es fruto de las inversiones pasadas provenientes de los ingresos del gas y otros minerales.
En consecuencia, el PIB del 2013 es resultado de la evolución económica de gestiones pasadas y de los precios internacionales de nuestros productos de exportación, que hoy están tan favorables. Estos factores son los que han impulsado el crecimiento de más del 4,5%, por eso, no se puede diferenciar el desarrollo económico entre trabajadores activos que aportan a ese crecimiento y trabajadores pasivos que –según el Gobierno- no aportamos nada.
Al utilizar estos conceptos el Ministerio de Hacienda está manejando teorías económicas neoliberales y derechistas que siempre discriminaron a los ciudadanos de a pie. Es una lástima que el presidente Evo Morales esté impregnado con este discurso derechista, creando diferencias sociales y hasta resentimientos entre trabajadores activos y pasivos.
 
Guido Espinoza es economista
 jubilado, representante de la
Asociación de Jubilados del

Nuevo Sistema de Pensiones.

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

Más de
60
1

Comentarios

Otras Noticias