Otras palabras

La pérdida de soberanía alimentaria e industrial

Fernanda Wanderley
miércoles, 11 de septiembre de 2013 · 19:55
El otro día, en la casa de un amigo, dos industriales explicaban por qué están dejando el sector productivo para dedicarse al comercio y al negocio de bienes raíces.
 Describieron las innúmeras dificultades que enfrentan para producir y ponderaron las incomparables ventajas que ofrecen los negocios en comercio y construcción en Bolivia.
Una de sus experiencias frustradas fue la de la producción de frutas. Con un mercado garantizado en Europa, uno de los empresarios empezó el proceso de producción a través de la compra de insumos, contratación de trabajadores y preparación de los cultivos. Todo parecía promisorio, cuando empezaron los problemas.
El primer obstáculo fue la presencia de plagas en la región donde producían las frutas que, por supuesto, afectó su cultivo. Un problema que no se podía resolver individualmente.
El segundo obstáculo fue la ausencia de transporte acondicionado (cadena de frío) para productos perecederos, un servicio fundamental para que alimentos frescos puedan llegar a su destino en las mejores condiciones y lo más rápido posible.
Como Bolivia no cuenta con proveedores de ese servicio, la única alternativa es importar el servicio de Chile o Perú a un costo tres veces más alto que para un productor chileno o peruano.
El tercer obstáculo surgió con los trámites para la exportación. En Bolivia éstos duran cuatro meses, mientras en los países vecinos no pasan de 15 días.
Para acortar la historia, después de malabarismos para honrar el contrato de exportación, el industrial boliviano perdió su inversión y cerró su emprendimiento productivo. Ahora se dedicará a negocios más rentables y fáciles en nuestro país: la importación de bienes de consumo y la construcción.
¿Qué está pasando en Bolivia? Ante la ausencia de políticas adecuadas para superar los impedimentos para la producción, asistimos la conversión de productores e industriales en comerciantes y rentistas, proceso que refleja la pérdida de capacidad nacional (soberanía) para producir. La bonanza financiera, promovida por el alza de los precios de las materias primas, no está siendo canalizada hacia el fortalecimiento de nuestro aparato productivo y la multiplicación de productores e industriales nacionales.
Las rentas originadas en la exportación de los recursos naturales retornan al exterior a través del incremento de las importaciones. De hecho, el año pasado éstas pasaron los 9.000 millones de dólares.
Mientras tanto, países vecinos, como Perú, Chile y Brasil, están avanzando en la consolidación de sectores productivos como la industria de alimentos. A través de políticas integrales estos países están logrando el control de plagas, mejoras en la productividad, provisión de cadenas de frío y simplificación de trámites.
La clave está en acciones coordinadas entre asociaciones de productores, agencias públicas y privadas para el desarrollo de conocimiento, innovación en procesos y productos, mejoras tecnológicas y de gestión.
Un ejemplo paradigmático es el desarrollo de la industria de espárragos en Perú, formada por pequeños y medianos productores. Actualmente, nuestro vecino es el segundo exportador de espárragos en el mundo.  
Estas experiencias muestran que es posible fortalecer las capacidades productivas nacionales cuando existe voluntad política y adecuada orientación de políticas públicas.
No faltan productores e industriales en nuestro país, pero no contamos con oportunidades de inversión en el sector productivo. Éstas requieren de políticas inteligentes y orientadas a la superación de los obstáculos en las cadenas productivas.
Si Bolivia mantiene el viejo camino de la exportación de pocos recursos naturales e importación de bienes con valor agregado, estamos en contrarruta para lograr soberanía alimentaria e industrial.
 
Fernanda Wanderley
es socióloga e investigadora.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias