Editorial

La Paz y los resultados del censo 2012

“Este problema debería enseñarle al Gobierno que la capacidad es más importante que la politización al momento de nombrar a autoridades”.
sábado, 14 de septiembre de 2013 · 17:35
Es imposible que La Paz tenga menos población que hace 11 años, cuando se realizó el anterior censo. Ello contradice el sentido común y la simple observación: donde hace 11 años se veían terrenos no urbanizados, hoy se observan casas y edificios. La mancha urbana, según una somera observación, demuestra ese crecimiento. Por lo tanto, la población ha subido.
Si el censo de 2012 señala lo contrario es porque la iniciativa fue chapuceramente realizada. La campaña de comunicación y movilización fue casi inexistente (y contraproducente) y por ello no pudo contrarrestar los llamados de ciertos dirigentes rurales que pidieron a muchos de sus seguidores hacerse censar en sus localidades de origen. Ello puede explicar el anómalo resultado, el hecho de que hoy supuestamente La Paz tiene casi 30.000 habitantes menos. El censo de 2012 señaló que los habitantes de la ciudad son 764.617, mientras que los establecidos en 2001 eran 793.293.
Es real que La Paz crece a un rimo menor que el resto del país. El INE ha establecido que el crecimiento intercensal a escala nacional es del 2,2% anual. Supongamos que La Paz crece cuatro veces más lentamente que el promedio nacional. Eso implicaría un crecimiento de 0,55%, con lo que en una década la población tendría que haber aumentado en unos 45.000 habitantes, no reducido en 30.000.
Una campaña de movilización deficiente del INE, entonces, es la primera hipótesis de la falla, que no impidió que muchas familias viajaran para ser censadas en su localidad de origen. Las 36.233 viviendas desocupadas el día del censo podrían demostrar aquello.
La otra explicación es que, simplemente, el sistema de recuento y escaneo puesto en marcha por el INE, que fue manejado de  manera muy inoperante e ineficiente respecto a censos anteriores, no funcionó adecuadamente.
Como sea, este error del INE implica para La Paz una caída de sus ingresos fiscales. El alcalde Luis Revilla estima que el municipio recibirá 150 millones de bolivianos menos por este efecto.
Las protestas no sólo se registran en la ciudad de La Paz, sino también  en numerosas localidades del interior que ven que los resultados entregados por el INE no concuerdan con la realidad. En general, esas protestas tienen como base la exigencia de mayores recursos provenientes de la coparticipación y del IDH.
Este problema debería enseñarle al Gobierno que la experiencia y la capacidad técnica son más importantes que el llunkerío y la politización en el momento de nombrar a autoridades en temas tan sensibles. Mientras tanto, La Paz merece una compensación.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios

Otras Noticias