Yatiñasawa

El desarrollo lingüístico del idioma aymara

Juan de Dios Yapita
lunes, 16 de septiembre de 2013 · 22:31
 Cuando uno lee libros acerca de la lengua aymara aparece en 1603 Arte y gramática muy copiosa de la lengua aymara; Roma; Zannetti; reeditado en 1879 por Julio Platzmann, Leipzig: (Teubner), escrita por un gran lingüista de esa época,  Ludovico Bertonio, nacido en Italia.
Después  aparece Gramática y Vocabulario, compuesto por el P. Diego de Torres Rubio en 1616. Y hubo continuadores, ya sean religiosos y profesionales, quienes han resaltado y sostenido la importancia de la lengua aymara a través de los años posteriores.
En 1965 se funda el Instituto Nacional de Estudios lingüísticos (INEL) dependiente del Ministerio de Educación y Cultura. La doctora Julia Elena Fortún, entonces directora de Antropología, dispuso una sala amplia para que se desarrolle el curso de lingüística, bajo la dirección de la doctora Martha J. Hardman, profesora de lingüística antropológica de la Universidad de Florida, quien desarrolló el curso de lingüística antropológica con un programa de MA , durante más de dos semestres intensivos.
 De los inscritos que pasaban de un centenar, se graduaron 36 participantes con el título de especialistas en lingüística. Los participantes en este curso eran maestros de secundaria y primaria y de otras profesiones, y después de graduarse, unos viajaron fuera del país para continuar sus estudios y otros continuaron sus actividades de enseñanza en el país.
Quiero narrar el camino seguido a lo largo de los años en la enseñanza de la lengua aymara desde 1968, año que comencé con aymara con una base de la lingüística moderna, tanto en el Instituto Nacional de Estudios Lingüísticos (INEL),  como en la Universidad Mayor de San Andrés. Los cursos de aymara en INEL estaban organizados para el público en general. Se desarrollaban en la Casa de Cultura, que funcionaba donde actualmente está el MUSEF. En ese mismo año había otros cursos en la Alianza Francesa, igualmente para el público, donde había bastante concurrencia, que pasaba de medio centenar de participantes.   
En 1979 se crea la carrera de Lingüística e Idiomas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UMSA. Ya hubo varias promociones en lingüística e idiomas, o sea que existen ya recursos humanos en este campo. Yo dejé la docencia en la UMSA en 1988.
En 1972 fundamos el Instituto de Lengua y Cultura Aymara (ILCA) precisamente para promocionar la lengua y cultura entre los/las aymaras hablantes. En ese mismo año se realizó el primer cursillo de aymara en Tiwanaku y después en Corpa. En ambos lugares había mucho interés en aprender a escribir y leer en aymara. Para el cursillo de Corpa yo había preparado algunas hojas en aymara. Los participantes leían con mucha atención las hojas escritas en aymara desde tempranas horas de la mañana. Realmente, a mí me levantaba el alma.
Habría que recordar a instituciones que han hecho esfuerzos en la producción de textos en lengua aymara. Sólo quiero mencionar algunas de ellas: la Comisión Episcopal, Senalep, radio San Gabriel, hasta la misma Reforma Educativa que produjo tanto material con el nombre de módulos, y deben haber otras instituciones más. Ahora sería muy interesante centrar los materiales producidos por esas instituciones y sistematizarlos y preparar textos de lectura en aymara. Este trabajo es tarea de profesionales entendidos  en lingüística y educación en lenguaje. Por otra parte, existe una buena producción de materiales de enseñanza de la lengua aymara, por los docentes de aymara de la carrera de Lingüística e Idiomas de la UMSA, los cuales se deberían tomar en cuenta en la elaboración de textos.
En conclusión, podemos decir que el estudio de la gramática aymara comienza con  Ludovico Bertonio en 1603 y Diego de Tórres Rubio en 1616. Después continuaron los aymarólogos, literatos y otros. y actualmente la elaboración de materiales en aymara estaría a cargo de los propios hablantes profesionales en el campo de la lingüística. Habiendo ya los recursos humanos, el paso siguiente sería preparar los textos didácticamente para una lectura fácil y por niveles.
Juan de Dios Yapita es lingüista.
3
2

Comentarios

Otras Noticias