Continuidades y rupturas

Lo importante no es ganar sino hacer perder al otro

Marité Zegada
miércoles, 18 de septiembre de 2013 · 20:46
Resultan verdaderamente llamativos los movimientos preelectorales que se verifican con tanta anticipación a un comicio nacional. Recordemos que en 2009 el país estuvo enfrascado en la aprobación de la nueva Constitución y su aplicación hasta bien avanzado  el 2009; y para las elecciones del  2005, la convocatoria a elecciones fue emitida en julio del mismo año, lo que dejó apenas cinco meses al proceso preelectoral. Ahora, a casi un año y medio de las elecciones, ya estamos viviendo una etapa de conformación de alternativas políticas, así como de discursos de autoafirmación  y descalificación del otro.
Las actuales candidaturas no corresponden con los partidos reconocidos por el Tribunal Electoral, varias de las siglas habilitadas se encuentran prácticamente vacías de candidaturas y de discursos, como es el caso de ADN, PDC o FRI y  los nuevos candidatos aún están tramitando su reconocimiento, por tanto, hay todavía un largo trecho mediado por la legalización de estas organizaciones. Por otra parte, las encuestas de opinión, han posicionado o medido a un número reducido de candidatos considerados seguramente  como las opciones más probables  para el 2014, como el actual presidente Morales, Samuel Doria Medina, Juan del Granado o Rubén Costas, y episódicamente a otros como Carlos Mesa, Adriana Gil o Félix Patzi.
Esta temprana electoralización y sus posibles tendencias provoca varias lecturas. En primer lugar, una lectura facilista basada en la fortaleza del bloque oficialista, que conduce  a un mapa binario entre quienes están a favor y quienes están en contra.  Esta posición se revela tanto en los discursos oficialistas descalificadores de todo cuanto se mueva o pueda convertirse en una amenaza para el poder, mientras  en la oposición se traduce  en la decisión incuestionable de generar la unidad de ‘toda’ la oposición para hacer frente al oficialismo  -inspirados en el caso venezolano-, lo que  significaría pelear por una segunda vuelta electoral o, en su caso, evitar que el MAS reproduzca los dos tercios en el Parlamento.
Una segunda lectura, un poco más compleja, se basa en el usual mapa lineal de izquierdas y derechas, en el que se refleja una tendencia predominante a ocupar el centro político, en el caso del  MAS con el afán de lograr acuerdos con sectores que se han distanciado del Gobierno, como  la Central Obrera Boliviana,  los empresarios -inclusive  la antes vilipendiada oligarquía- y recuperar a las clases medias, acompañada por el despliegue de entregas de obras de infraestructura para distintas regiones y sectores sociales. En el caso de Doria Medina, la tendencia se percibe en los acuerdos realizados con grupos de centro izquierda que conforman el denominado frente amplio y otras alianzas indiscriminadas en el país. Así, queda desplazado más hacia la  derecha el Movimiento Democrático Social de Costas, y a la izquierda del MAS el MSM, la organización de Félix Patzi o los disidentes que recientemente anunciaron la conformación  del Movimiento por la Soberanía.
 El panorama resulta aún más complejo cuando se observa que las candidaturas en carrera responden a clivajes distintos: unas de corte regional como la de Costas, Suárez y Cuellar, asentadas en la legitimidad de sus regiones; otras de corte indigenista como la de Patzi, que ancla su discurso en la descolonización; o el movimiento de Román Loayza y Felipe Quispe, que comparte la misma matriz originaria. Por último persiste la fractura ideológica entre izquierdas y  derechas en que se ubica el MSM a la izquierda del MAS y UN a la derecha. Con todo, la lógica actual parece ser la de la clásica frase de Les Luthiers: "Lo importante no es ganar, sino es hacer perder al otro”.
 

Marité Zegada es socióloga.

El panorama resulta aún más complejo cuando se observa que las candidaturas en carrera responden a clivajes distintos.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias