Editorial

Cómo frenar los abusos a niños

jueves, 19 de septiembre de 2013 · 21:34
No vale la pena reproducir los detalles del crimen que recientemente conmocionó a la población boliviana, cuando un sujeto de 22 años violó a una bebé de siete meses y la dejó al borde de la muerte.
No vale la pena volver a poner en escena las macabras descripciones que ilustra el grado de enajenación y deshumanización que se apoderaron del criminal para acometer el delito; pero, tampoco conviene olvidar las circunstancias en que, éste y otros crímenes contra niños y niñas se producen casi a diario en nuestro país.
 La bebé -de apenas siete meses de vida- fue dejada a solas con el individuo que la abusó, pues sus padres, que eran amigos de éste, fueron en busca de bebidas alcohólicas para continuar bebiendo. Esto es: tanto los padres como el violador estaban ebrios; es decir, la bebé estaba absolutamente desprotegida.
Esta situación -de niños y niñas dejados a su suerte por sus padres o tutores  mientras consumen bebidas alcohólicas- es casi un uso y costumbre en el país. Algunos, como éste, acaban en abusos sexuales, otros en pérdidas y   desapariciones y un tanto en un desgarrador abandono y descuido de la seguridad de los niños.
 Es casi natural que durante entradas folklóricas, fiestas patronales y cualquier celebración, los mayores se entreguen a la diversión y el exceso, mientras los hijos e hijas merodean y vagabundean sin control ni cuidado.
Los medios registran, al menos una vez al mes, casos de abuso sexual y de maltrato infantil. Según el director del Hospital del Niño de La Paz, Josep Enao, al menos tres casos de violaciones a niñas se presenta en ese centro, solamente en la ciudad de La Paz. Basta saber cuál es la cifra a nivel nacional...
Entretanto, la ciudadanía no encuentra cómo canalizar su angustia y necesidad de respuesta. Hoy se ha convocado a una marcha de protesta y se han recolectado firmas que solicitan la legalización de la castración.
Está claro que esta medida no puede ser contemplada en un Estado respetuoso de los derechos humanos, pero también es cierto que no es posible seguir siendo testigos silenciosos de estos hechos.
Una sociedad que no tiene como un fin supremo la garantía de protección y seguridad a sus niños y niñas, no puede avanzar en su desarrollo; y Bolivia está muy cerca de ser una tierra de nadie, donde la violencia sexual en razón de género se ha implantado en la vida de todos y todas sus ciudadanos.

Urge que no solamente sean los ciudadanos quienes quieran acabar con esta situación, además de endurecer sanciones a los abusadores, se debe encontrar mecanismos para educar a los padres y acabar con la cultura del alcohol.

En el país, urge endurecer sanciones a los abusadores, encontrar mecanismos para educar a los padres y acabar con la cultura del alcohol.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias