Economía de papel

La reducción de la pobreza

Alberto Bonadona Cossío
viernes, 20 de septiembre de 2013 · 21:20
No puede quedar la menor duda de que la pobreza en Bolivia ha sido reducida considerablemente en la última década. Una reducción que no sólo la experimenta este país, sino toda América Latina. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), "la incidencia de la pobreza y de la indigencia continuó con la tendencia a la baja que la caracterizó durante el último decenio. Las cifras al año 2011 representan una caída de 1,6 puntos porcentuales en la pobreza y 0,6 puntos porcentuales en la indigencia respecto de 2010. En términos del número de personas, estas reducciones equivalen a ocho millones y tres millones menos de personas viviendo en situación de pobreza y de indigencia,  respectivamente. Asimismo, los niveles regionales de pobreza e indigencia de los años recientes son los más bajos observados en las últimas tres décadas. El porcentaje de personas en situación de pobreza en 2011 es al menos 10 puntos porcentuales inferior al que se registró en 1980, 1990, 1999 o 2002”.
En Bolivia la pobreza extrema se redujo de 39,5 en 2002  a 24,3 en 2011. Lo propio acontece con la pobreza moderada, que se redujo de 63,3 a 48,5 en el mismo período. El índice de Gini, que mide el grado de desigualdad (más cerca de 1 mayor desigualdad y más cerca de 0 menor desigualdad), muestra una drástica reducción. De acuerdo con el INE, de un valor de 0, 58 en 1999, el Gini llegó a 0,50 en 2009. Éstas son cifras que evidencian que las condiciones de vida en Bolivia han cambiado para los peor situados en la escala económica.
Sin embargo, estos resultados, como ya se indicó, no son una característica exclusiva de Bolivia. Lo que quiere decir que la causa de tan favorable caída común a los países latinoamericanos se la debe encontrar en factores que afectaron al continente en su conjunto. Y éstos se encuentran en los precios de las materias primas que han permitido a estos países obtener abundantes recursos por sus exportaciones primarias por un tiempo que supera ya los diez años en algunos casos.
No es que políticas como los bonos no hayan ayudado a mejorar esa condición de pobreza, pero lo cierto es que han sido los valores de las exportaciones los que han causado el mayor impacto en cuanto al alivio de la pobreza se refiere. Los recursos que ingresaron a todos estos países han generado un efecto multiplicador de grandes magnitudes. En todos los países de América Latina se vive todavía un auge de la construcción, los salarios en este sector como en la minería han crecido. Por supuesto, el precio de la tierra, particularmente la urbana, se ha disparado a niveles nunca antes vistos. Las personas que vivían en barrios marginales han visto el precio de su pequeña propiedad aumentarse y muchos son los que han vendido su tierra y mejorado su condición.
Los precios de las materias primas han logrado este providencial fenómeno que ha sacado a millones de personas de la pobreza. Esto que se evidencia en los departamentos de Bolivia  es un fenómeno que se comparte con los vecinos de este continente. América Latina ha dejado de ser la región con  mayor desigualdad en el mundo. Ahora es  África el continente que posee esa desventurada posición.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias