Las universidades se pronuncian sobre el cambio climático

Teresa Flores Bedregal
lunes, 23 de septiembre de 2013 · 21:00
El sector académico es clave en la lucha contra el cambio climático porque es el que más puede contribuir con el conocimiento científico necesario para enfrentar este gran desafío. Las universidades tienen un rol muy importante por las investigaciones que pueden llevar adelante, así como por la difusión de las bases científicas que expliquen por qué, cómo y cuáles serán las consecuencias de este nuevo fenómeno. 
Las universidades pueden, asimismo, contribuir a generar información actualizada para alertar sobre los posibles impactos del cambio climático y proporcionar los insumos necesarios con el fin de que los diversos sectores de la sociedad boliviana emprendan acciones efectivas para prevenir mayores pérdidas debido a los desastres climáticos que serán mucho peores en el futuro a medida que la temperatura aumente.
Actualmente, las universidades del mundo son las  que más investigaciones realizan para combatir al cambio climático y sus aportes han sido cruciales para entender este complejo fenómeno que pone en riesgo nuestro futuro.
El país ha estado  sufriendo una serie de desastres climáticos que están erosionando medios de vida particularmente de las poblaciones rurales más pobres y vulnerables.  Pero no hemos dado todavía los pasos necesarios para   enfrentar sus impactos y las futuras contingencias que pueden tener consecuencias lamentables, sobre todo en cuanto a la destrucción de la infraestructura y a la seguridad alimentaria.
En el seminario "Universidades hacen frente al cambio climático”, realizado recientemente en la Universidad Católica Boliviana,  se llegó a la conclusión de que es necesario reforzar la investigación en cambio climático para que el país se prepare para enfrentar estos impactos.
 En la última década, una gran cantidad de eventos climáticos extremos, como las recientes nevadas, ha afectado a muchas comunidades campesinas que han perdido sus cultivos y ganado. No sólo las inundaciones, sequías, heladas, olas de calor y frío están impactando, sino también inusuales fenómenos como la tormenta de tierra en La Paz. 
En el seminario se constató que algunas universidades están realizando importantes investigaciones sobre diversos aspectos relacionados al cambio climático, pero que  todavía estas investigaciones son escasas y  falta su socialización y difusión. Por ello se concluyó que es necesario poner más énfasis en las investigaciones interdisciplinarias y la difusión de la investigación que, además, debiera servir de orientación para la toma de decisiones de las políticas de desarrollo.
 Un ejemplo de estas investigaciones es el trabajo de la Facultad de Agronomía de la UMSA, que ha realizado tres grandes proyectos de investigación para la adaptación al cambio climático: Producción de quinua en condiciones de escasez de agua; La importancia del conocimiento local para enfrentar el cambio climático; y el Proyecto de desarrollo de estrategias de adaptación al cambio climático en la Cordillera Real de los Andes centrales. Además, ha propiciado la elaboración de unas 40 tesis de licenciatura, maestría y doctorado.
Asimismo, el Laboratorio de Física de la Atmósfera de la UMSA, que ha sido pionero en la investigación en la temática, ha construido el primer laboratorio del país para el estudio del cambio climático en Chacaltaya.
Sin embargo, es necesario  impulsar a todo nivel una mayor atención al tema y lograr un nivel de coordinación que contribuya a influir de manera más proactiva en la sociedad boliviana. Por estos motivos será un paso muy positivo que las universidades del país  establezcan una agenda de investigación y acción en cambio climático.

Teresa Flores es ambientalista.

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias