Enhorabuena, Pumakatari

Ángel Viscarra
jueves, 26 de septiembre de 2013 · 21:04
Soy, como usted, un usuario de motorizados para transporte público de pasajeros. Me desplazo en trufi, mini, micro, y también en radiotaxi. Acostumbro de igual manera caminar para agilizar mis asuntos ya que muchas veces las congestiones vehiculares interfieren mis propósitos. Anhelo el cambio de un sistema caótico, desordenado, sucio, irrespetuoso  e informal.
Celebro la iniciativa del municipio de La Paz por implementar un Servicio de Transporte Municipal con la llegada de buses de alta tecnología, que cumplen con estándares internacionales para su funcionamiento, capaces de movilizar a personas en tiempo justo y con medidas de seguridad, con espacio delimitado en su interior para pasajeros de la tercera edad, niños y niñas, mujeres embarazadas, además de personas en silla de ruedas; con acceso a internet y cobro tanto con sistema de débito a través de una tarjeta, como con dinero en efectivo.
Me ilusiono pensando en la transformación que mejorará mi calidad de vida al subirme al Pumakatari y llegar a mi destino. Ya me dan ganas de recorrer las calles y avenidas en el bus; por ejemplo, un domingo cuando generalmente visito a mis padres en la zona Sur para compartir el almuerzo, sin temor a no conseguir en qué volver a mi casa ya que el servicio estará a disposición las 24 horas y los siete días de la semana, incluyendo feriados.
Discrepo con el editorial del matutino El Diario de fecha 28 de agosto, en el que se menciona que "…los funcionarios superiores de la municipalidad -alcalde y munícipes- tienen que entender que no han sido elegidos para satisfacer las ambiciones o deseos de los partidos políticos sino para servir a la ciudad y sus intereses…”; y esta otra…"los partidos cuya representación tienen alcalde y munícipes no deben olvidar que su obligación es servir a la ciudad y no a los intereses partidarios…”.
Si algo caracteriza a la gestión edil en la ciudad de La Paz, es la vocación de servicio a la ciudadanía y sus intereses; lo que no sabe el común denominador de la población es que en el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, los funcionarios trabajan con tanto empeño y dedicación que se tragan horas extras, sacrifican fines de semana y están prestos a socorrer y solucionar problemas que se generan en la ciudad, sin chistar, sin miramientos, sin flojera, sin rencores, sin vergüenza y ya que se malinterpretó la política, "sin miedo”, también.
La Paz Bus Pumakatari llega como la primera fase del Sistema Integrado de Transporte. Serán buses alimentadores desde las laderas hasta una terminal de transferencia cercana al casco urbano central. Los 61 buses que operarán desde enero de  2014 atenderán las demandas de pasajeros que a diario sufren por los abusos del tramaje, el difícil acceso a barrios alejados y la inseguridad provocada por antisociales que pululan entre la noche y la madrugada en vehículos denominados de transporte convencional de pasajeros, como el famoso "taxi blanco”.
A diferencia de pensar pesimistamente y retroceder a la experiencia de la EMTA, apuesto por un futuro planificado por el municipio número uno en implementación de programas, acciones y proyectos modelo, que tienen la satisfacción de ser replicados como experiencias exitosas a nivel nacional e internacional. Muestra clara son los educadores urbanos más conocidos como "cebras” que han sido adoptados por municipios como Tarija, Sucre y El Alto. También el programa Barrios y Comunidades de Verdad está siendo adecuado a municipios guatemaltecos.
Yo sí me pongo la camiseta con fuerza, con ñeq’e porque estoy harto de vivir indignamente y ser cómplice callado de las arbitrariedades que cometen sectores como el de los choferes, que hoy juegan para uno y mañana para otro, de acuerdo con  sus conveniencias y a sus malevos arreglos con fines desestabilizadores. Claro, es más fácil lanzar la piedra y esconder la mano que dar la cara todos los días enfrentando las quejas de una ciudad clave para el desarrollo del país; ciudad que ante todas las adversidades lucha por emerger sin pausa; pero con prisa.
Enhorabuena Pumakatari, muchos estamos de tu parte, estamos a tu lado, añoramos tu servicio, somos tus aliados y nos levantaremos para defenderte. Paceños y paceñas, tenemos que pasar del discurso a la práctica, Que no nos avasallen, que no nos amedrenten, que no nos silencien. Si hay que gritar, gritemos; si hay que caminar, caminemos. Basta de tortura sindical, federativa, societaria o cooperativista. Yo sí soy capaz de decir ¡La Paz, nada nos detiene!

Ángel Viscarra Rodríguez
es ciudadano boliviano.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias