Hablando de energía

Noticias de primavera

Carlos Miranda Pacheco
jueves, 26 de septiembre de 2013 · 21:05
La primavera trae muchas noticias para el sector petrolero nacional.
Por tercera vez, públicamente, Maria Das Gracas Foster, presidenta de Petrobras, indica que terminado el actual contrato el 2019, Petrobras continuará comprando gas de Bolivia. La primera fue en Buenos Aires, en 2006, en la Conferencia Mundial del Gas. En el mismo sentido se pronunció a poco de ser posesionada presidenta de Petrobras. Ahora, nuevamente, anticipando que Brasil negociará un contrato con otros términos y condiciones. Era de esperarse, Brasil el  2019 será muy diferente al del siglo XX.  
Argentina está en una profunda crisis energética que le tomará varios años autoabastecerse con hidrocarburos no convencionales.
En síntesis, podemos esperar dos décadas de dos grandes mercados que podríamos abastecer.
Pero lo fundamental. Las actuales reservas probadas nos permitirán cubrir el crecimiento del mercado interno y cumplir adecuadamente los contratos de exportación solamente hasta 2020-2025. El contrato GAZPROM-TOTAL, aprobado por ley, es el único que podría aportar nuevas reservas antes del 2020. Las decenas de otros contratos para otras decenas de áreas son pájaro volando muy alto y sabe Dios si aterrizarán para firmar contratos.
Ahora veamos otras noticias sin caer en el espíritu triunfalista del Gobierno.
El 14 de septiembre pasado se inauguró oficialmente la construcción de la Planta de Amoniaco - Urea en Bulo Bulo y se dio la aprobación a la construcción del ferrocarril Bulo Bulo – Montero.
Dudo que existan muchas personas que se opongan a industrializar nuestro gas. Pero también dudo que muchas estén de acuerdo con la forma en que se está llevando a cabo. Es la mayor inversión en un solo proyecto en la historia del país.  La planta  costará más o menos  847 millones de dólares, más  400 millones de dólares para un ferrocarril de ningún lugar a ninguna parte y  no se sabe cuánto costará conectar con la ferrovía al Brasil.  Toda esa inversión sin contar con un solo mercado asegurado.
La ubicación de la planta en Bulo Bulo es la falla fundamental. Se debe exportar el 90% de su producción y testarudamente mantuvieron  su ubicación. Da la impresión que la lealtad a los sindicatos cocaleros del Chapare es más fuerte que la obligación que se tiene como gobierno de utilizar la mejor ubicación posible.
El 20 de septiembre pasado se dio inicio oficial a la construcción de una Planta de Gas Licuado en Río Grande (GNL). Se informa que esta futura planta enfriará 14 millones de pies cúbicos de gas por día a -162 ºF, para producir 210 toneladas de gas líquido que será transportado a 24 poblaciones menores, a esa baja temperatura, por camiones cisternas.  En cada una de ellas se construirá una planta regasificadora para volverlo gas nuevamente y poder utilizarlo en viviendas, industrias y como gas vehicular (GNC).  
La inauguración contó con la presencia del presidente Morales, que recordó a la audiencia que el expresidente Sánchez de Lozada pretendía construir esa planta para llevar LNG a EEUU.  
Señor Presidente, está usted muy mal informado, pero su alusión al proyecto del 2003 es muy útil.  Primero, la planta que naufragó con la llamada Guerra del Gas era 100 veces más grande que la que está usted iniciando.
Segundo. La miniplanta de Río Grande sin los cisternas costará 137 millones de dólares de fondos estatales.  Con los cisternas subirá un  20 - 30% más. Se estimaba que la planta en el Pacífico costaría alrederdor de 5.000 millones de dólares, pero de fondos privados.
El proyecto de la planta de GNL en Río Grande es tan pequeño, que si funciona, felicitaciones. Estaría mostrando que la nanotecnología ha sentado sus  reales en nuestra empresa.  Toda una hazaña.
Lamentablemente, el proyecto tiene todos los rasgos de la venta de una tecnología no probada a gente muy bien intencionada pero ignorante y con plata.
Estimado lector, no interprete estas líneas como una oposición al uso del gas por nuestras poblaciones menores.  Lo que quiero hacer notar es que el abastecimiento a lugares lejanos de gasoductos se hace con gasoductos virtuales y no GNL.
Esta primavera será recordada porque en tan sólo dos semanas se hicieron los compromisos de gasto más grandes de nuestra historia para un solo sector.

Carlos Miranda es ingeniero
y analista energético.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias