Año 2014, año de la fraternidad   

Guillermo Siles Paz, OMI
miércoles, 1 de enero de 2014 · 19:36
Hay tiempo para nacer y tiempo para morir. Es más, hay tiempo para todo y, al final, el ser humano ¿qué provecho saca uno de sus afanes? Esto, parafraseando los proverbios del Qohelet. Hoy sólo afirmamos: un año se va y otro llegó para quedarse.
De hecho, muchos mensajes son los que nos inspiran. Este año entro en sintonía con lo que el papa Francisco nos invita: vivir este nuevo año  construyendo la fraternidad.
Ciertamente, su inspiración es profundamente humana, su mirada está partiendo de la misma realidad del hombre que hoy experimenta muchas dificultades para construir un mundo fraterno, donde las relaciones entre hermanos y ciudadanos sean de pleno respeto y de una construcción colectiva.  
Mirando profundamente nuestra vida, el Papa encuentra algunos elementos que son base para una reflexión permanente en todos los niveles de la sociedad.  Se constata, día a día, que hay un  déficit de fraternidad en la sociedad y en el mundo actual:
¿El egoísmo ciega nuestra fraternidad fundamental? ¿El miedo y la competitividad han envenenado nuestra incomparable dignidad como hijos e hijas de Dios y, por lo tanto, hermanos y hermanas entre sí? Tal vez por esa razón hoy estamos distanciados, sin mirarnos transparentemente o pensándonos siempre como enemigos.
La palabra fraternidad es importante por varias razones: la primera, porque fraternidad es un término que viene del latín "frater”, que quiere decir hermano. Por lo que fraternidad significa parentesco entre hermanos. Y si miramos a nivel global estamos pensando en la vivencia de buenas relaciones entre los seres humanos,  en las que se desarrollan nuestros sentimientos de afecto, unión y correspondencia mutua.
La fraternidad nos induce a lazos muy fuertes entre los hombres y mujeres, sobre la base del respeto de la dignidad de la persona humana y en la igualdad de derechos de todos los seres humanos.
Por eso sentimos que estamos distanciados los unos de los otros. Muchas veces, incluso, son las estructuras sociales las que impiden que los valores que construye la fraternidad sean difundidos y promovidos.
Al contrario, lo que promueve e influye al ser humano son los antivalores, la violencia, la venganza, la envidia, los que nos hacen seres aislados, sin amigos.
A veces, también, podemos ser personas que no inspiramos paz, acogida, confianza, ternura, sencillez, etcétera. Las más de las veces nos escudamos en nuestros títulos, en nuestras maquetas de seres humanos importantes.
Siempre esperamos que el otro deba tener la iniciativa. Para vivir en una sociedad fraterna será muy importante partir de nosotros y ver al otro como importante. Los valores positivos no siempre son los apreciados, sino al contrario, despreciados. No anunciemos la destrucción del otro. Tal vez tenemos que brindarnos y no blindarnos.
Muchos coinciden diciendo que la sociedad es el reflejo de lo que somos. Nuestra familia será lo que estamos construyendo en la convivencia cotidiana.
El Papa propone a todos el camino de la fraternidad para dar ese rostro más humano al mundo. "La fraternidad es un don que todo hombre y mujer lleva consigo en cuanto ser humano, hijo de un mismo Padre. Frente a los múltiples dramas que afectan a la familia de los pueblos -pobreza, hambre, subdesarrollo, conflictos bélicos, migraciones, contaminación, desigualdad, injusticia, crimen organizado, fundamentalismos- la fraternidad es fundamento y camino para la paz”.
Todos sabemos que el mundo está yendo en sentido contrario. El individualismo, el etnocentrismo y el egoísmo siguen separándonos del otro. Por eso es necesario -nos dice el Papa- que "en un mundo cada vez más interdependiente, la fraternidad venza la difusión de la globalización de la indiferencia”.
No podemos, por lo tanto, ignorar al otro;  debemos respetarlo y comprometerle a cambiar este mundo.
Dejemos inspirar hoy para que la fraternidad toque todos los aspectos de la vida, incluidas las estructuras sociales.
 
Guillermo Siles Paz es misionero y comunicador social.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias