Economía de papel

Pronósticos para 2014

Alberto Bonadona Cossío
viernes, 03 de enero de 2014 · 21:19
Cualquier pronóstico que se haga en economía siempre será una aproximación muy cercana o muy lejana de lo que efectivamente ocurrirá. Esta obviedad depende de otra: de cómo la realidad efectivamente se despliegue.
No obstante, los economistas (especialmente los "opinadores”) adoran realizar especulaciones acerca del futuro cercano, de mediano o de muy largo plazo. Que acierten en sus pronósticos, por supuesto, es otro asunto.
 Teniendo en cuenta lo dicho, paso a hacer algunas predicciones para este año:
 La primera es reafirmar lo que ahora dicen el Gobierno y los organismos internacionales acerca del crecimiento de la economía boliviana: seguirá creciendo a un buen ritmo, que se aproxima a un aumento del PIB, por el orden del 5,5%.
 Otro dato en el que no es fácil coincidir es la tasa de desempleo. El Gobierno dice que no será superior al 3,2%; el CEDLA, con su propia metodología, estima que llegará a tres o cuatro puntos porcentuales mayor a la cifra gubernamental.
Yo digo que las cifras de desempleo seguirán mostrándose de buena cara, porque esta economía da trabajo, incluso a los niños. Por supuesto, esto no es por la abundancia que genera, sino por la pobreza que inmisericordemente reproduce.
 Por supuesto, las exportaciones seguirán en aumento, porque todo indica que los precios de los minerales que Bolivia exporta seguirán con una demanda alta.
De la misma manera, los precios del petróleo seguirán en buen pie, porque los países árabes siguen en una convulsión que no tiende a apaciguarse.
Como los precios del gas que  vendemos a los países vecinos están atados a los del petróleo, éste es un año que mantendrá la bonanza boliviana.
 El ministro opinador, Luis Arce, continuará afirmando que el motor de la economía nacional es la demanda interna, porque ve que la actividad económica dentro del país presenta una serie de manifestaciones de crecimiento, pero, al igual que los organismos externos, como el FMI, sólo ve el efecto y no la causa.
Yo seguiré insistiendo en que la causa del crecimiento del PIB en Bolivia son los precios de las exportaciones y que éstos tienen un efecto multiplicador en la demanda interna que, sin duda, tiende a ser un múltiplo mayor que su causa, aspecto que estudió teóricamente Lord Keynes en los años 30 del siglo pasado y que llamó: el efecto multiplicador.
Éste puede venir de una mayor inversión, mayor consumo, mayor nivel de  exportaciones, mayor gasto del Gobierno.
Por supuesto que todos estos elementos están presentes en la economía nacional, interactuando y reforzándose recíprocamente, pero el factor fundamental fueron las exportaciones. Por ventura, el mercado internacional seguirá enviando sus bendiciones a este territorio, no así el mercado nacional, como tampoco una decisión propiamente boliviana.
 Para el Gobierno, tener una inflación cercana a 0% por un mes, o tal vez dos, es  positivo, y ciertamente lo es para todos, pero en 2013 se vivió bajo presiones inflacionarias que hicieron cambiar la estimación inflacionaria gubernamental del 4,35 al 6,5%.
Puedo asegurar que estas tendencias inflacionarias permanecerán en 2014, como también estoy seguro de que serán parcialmente controladas gracias a la política monetaria, rescatada hace unos 10 años y reforzada por este Gobierno.
 Para realizar estas grandilocuentes predicciones no se requiere de ninguna bola de cristal, sólo de una simple lectura de algunos datos. De esta manera se puede asegurar que la industrialización del país todavía no está en buen camino y, por lo tanto, el crecimiento de la demanda interna no recibirá este apoyo.
La construcción seguirá la tendencia que sostuvo los años anteriores y no parece decaer, o sea que el reventón de la burbuja especulativa en este sector, comentada por algunos colegas, seguirá brillando por su ausencia.
Las mejoras en la equidad son más un resultado de la expansión interna generada por la expansión externa, tal y como ocurre en toda Sudamérica, lo cual deja a la economía boliviana con poca originalidad.

Alberto Bonadona Cossío es
 economista.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias